15 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Joan Laporta

¿Están ayudando los Mossos al independentista Laporta a controlar el Barça?

La extraña detención de Bertomeu, sin orden judicial y a seis días de las elecciones en el club, avala la sospecha de ayudar al candidato más independentista a controlar la entidad.

| ESdiario Editorial

 

 

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña se vio este lunes obligado a aclarar que la detención del presidente del Fútbol Club Barcelona, Josep María Bertomeu, fue una decisión exclusiva de los Mossos d'Esquadra y que, en consecuencia, actuaron sin orden judicial.

Algo que jamás se vio para casos mucho más graves, como los cometidos en distintas fases del llamado "procés" y gestionados siempre por los Cuerpos de Seguridad en calidad de Policia Judicial, bajo el mando, la supervisión y las instrucciones lideradas por distintos jueces.

Que todo ello coincida con un proceso electoral que servirá para determinar quién preside el club desde el próximo domingo y que estos hechos parezcan ayudar a que el vencedor sea Joan Laporta, el candidato bendecido por el independentismo, rodea toda la operación de un halo político inaceptable digno de aclaraciones urgentes.

Los Mossos actuaron sin indicación judicial, a seis días de las elecciones y dirigidos por un amigo de Laporta y de Puigdemont

Laporta es al FC Barcelona lo que su íntimo amigo Carles Puigdemont a la Generalitat: un paladín incombustible del separatismo dispuesto siempre a utilizar las instituciones para lograr sus objetivos.

Y el Mayor Trapero, cabecilla de los Mossos cuando éstos se pusieron al servicio de hoy prófugo expresidente, vuelve a ser ahora el máximo responsable de la intervención contra Bertomeu, tras se declarado inocente -pese al alud de pruebas- y volver al mando del Cuerpo que tanto se desnaturalizó en 2017 para dar soporte a Puigdemont.

Más allá de los delitos e irregularidades que hayan podido cometer Bertomeu y algunos directivos, investigados ya desde el pasado verano, el estruendoso y artificial despliegue desarrollado por los Mossos en plenas vísperas de unas Elecciones, resulta muy inquietante. Y que Laporta gane, con esa posible ayuda, será un drama para Cataluña y otro ataque a la convivencia en España.