| 05 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Giorgia Meloni
Giorgia Meloni

Ya está bien de que todo sea ultraderechista

La izquierda no puede seguir escondiendo su fracaso para dar respuesta a problemas severos tildando de fascista a todo aquel que sí intente resolverlos.

| ESdiario Editorial

 

La contundente victoria de Giorgia Meloni en Italia ha sacudido el mapa político europeo, aunque no tiene nada de sorprendente: desde hace años, fuerzas similares a "Hermanos de Italia" han llegado al poder en países como Polonia o Hungría y son muy relevantes en Francia, Suecia, el Reino Unido o la propia España.

Incluso éxitos como el de Donald Trump o fenómenos como el Brexit británico nacen de la misma inspiración ideológica, calificada de "ultraderechista" por la progresía oficial para esconder su incapacidad a la hora de encontrar respuestas a su auge.

 

La realidad es que ni Italia ni Europa, ni desde luego España, se han llenado de repente de ultraderechistas: el voto popular y humilde a esas candidaturas evidencia un origen humilde de una parte nada desdeñable de sus apoyo, y apunta a las razones de su crecimiento.

Que son, básicamente, la apuesta por partidos y dirigentes que no tienen miedo a intentar contestar a las preguntas e inquietudes que se hacen y sienten los ciudadanos: la inseguridad en las calles, la inmigración irregular, la incipiente pobreza e, incluso, la desaparición de valores y sentimientos definidos por la familia y la Nación.

Preguntas sin respuesta

Mientras la política de siempre no responda a esos fenómenos y, en su lugar, se dedique a imponer una agenda ideológica repleta de sectarismo y alejada de las necesidades sociales, Meloni y otros como ella seguirán subiendo.

Porque tal vez todos ellos se equivoquen al buscar las respuestas, pero asumen las preguntas y las contestan mientras tantos otros se dedican a hablar de sororidad desde un fundamentalismo político que no frena, además, la crisis global que sufre Europa.