| 06 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pablo Casado, en Valencia
Pablo Casado, en Valencia

Casado deja a Sánchez en evidencia: si pacta con Bildu es porque quiere

El pacto constitucional anunciado por PSOE y PP desmonta las alianzas del presidente: si sigue pactando con el nacionalpopulismo es por decisión personal. Tiene alternativas.

| ESdiario Editorial

El  Gobierno y el PP  han llegado a un acuerdo para renovar el Constitucional, el Defensor del Pueblo y la Agencia de Protección de Datos, con especial importancia en el caso del Alto Tribunal, objeto de inconfesable deseo de Sánchez como antes la Abogacía del Estado o la Fiscalía General y, ahora, el Consejo General del Poder Judicial.

Es muy positivo siempre el pacto entre los dos partidos que representan a una gran mayoría de españoles y que, sin duda, debería extenderse a otros frentes estratégicos para España: la educación, los fondos europeos, las pensiones o el mercado laboral no pueden y no deben cambiarse al capricho ideológico del Gobierno de turno, pues ello provoca una reforma eterna cuando cambia el ciclo político.

 

En esto, quien más tiene que aprender es el PSOE, que desde 2018 ha rechazado los diez pactos de Estado ofrecidos por el PP y, sin embargo, ha aceptado la perversa alianza con el nacionalpopulismo, cuya lealtad a los principios constitucionales y a los intereses del país es sencillamente inexistente.

Casado ha retratado y desmontado a Sánchez: si pacta con el nacionalpopulismo no es por falta de alternativas mucho mejores para España

Con este pacto, se desmonta el discurso del Gobierno contra la oposición, a la que Sánchez ha acusado sistemáticamente de boicotear acuerdos institucionales necesarios, un truco retórico para  aminorar el impacto en la opinión pública de los acuerdos que el PSOE hacía, a la vez, con Podemos, Bildu, ERC o el PNV.

¿Y los barones del PSOE?

Y de paso, se le quita al secretario general el principal argumentario que pensaba manejar en su Congreso Federal de este fin de semana en Valencia, convertido en una fiesta de exaltación del líder sin asomo de crítica y contestación interna, especialmente lamentable en el caso de los barones regionales, entregados a una causa que probablemente no comparten pero asumen como propia. 

En todo caso, el acuerdo entre socialistas y populares, quizá preludio de otro para el CGPJ,  demuestra que Casado es capaz de desmontar a Sánchez de la manera que más le daña al presidente: ya nunca más podrá decir que se entrega a partidos antisistema porque con el PP no hay forma. Si lo ha hecho en esto, lo puede hacer en casi todo.