06 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Ayuso, en Telemadrid

La lección de decencia de Ayuso al desnortado Iglesias y al demagogo Sánchez

La presidenta de la Comunidad de Madrid desmonta a Podemos y al PSOE tratando las amenazas recibidas con el sentido común que a ellos les ha faltado.

| ESdiario Editorial

 

Isabel Díaz Ayuso era la destinataria de otro sobre con dos balas en su interior, con origen en Cataluña, tal y como detectó Correos y confirmaron los Mossos d'Esquadra tras recibir el oportuno aviso. Lejos de utilizar el desagradable episodio como argumento electoral, la presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata del PP le restó importancia.

Y, desde luego, no cargó la responsabilidad en sus rivales políticos, algo que le hubiera sido sencillo teniendo en cuenta los discursos incendiarios que, contra ella, lanzan partidos como Podemos o Más Madrid y la práctica totalidad de las formaciones independentistas.

 

Con mucha menor razón, eso es precisamente lo que llevan varios días haciendo Pablo Iglesias y, lo que es más lamentable, el conjunto del PSOE: presentar las lamentables amenazas anónimas recibidas por varios cargos como una responsabilidad directa de un partido ajeno a los hechos, VOX, para pedirle a otro, el PP, que se sume a un intolerable cordón sanitario.

Ayuso ha dado una lección de saber estar frente a los desvaríos de Iglesias y los burdos excesos de Sánchez

El desigual trato de unos y otros a sucesos similares no puede pasarse por alto. Porque unos tensionan la convivencia y envilecen la disputa política, afirmando incluso que la democracia española está en peligro; mientras otros minimizan los excesos y los ubican en el lugar correcto: el de hechos aislados, ciertamente graves, que solo representan a quienes los cometen.

¿Y Sánchez?

Las balas contra Ayuso tienen al menos la virtualidad de desactivar del todo a campaña de Iglesias, que ayer llegó al delirio de exigirle al Rey que se sumara a sus bravatas. Pero además retratan a Pedro Sánchez, auténtico instigador de la campaña "antifascista".

¿Va a seguir el presidente utilizando esta fatuo argumento ahora que, como era evidente ya, cualquier trastornado puede mandar una carta de amenaza a cualquier representante político? No se puede descartar, conociendo sus antecedentes, pero quizá en adelante le dé un poco más de vergüenza.