| 28 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Javier Almeida, el presunto asesino de Álex en Lardero
Javier Almeida, el presunto asesino de Álex en Lardero

El asesinato de Álex pudo evitarse: urgen explicaciones de los fallos en cadena

La cadena de errores, lagunas y responsabilidades que rodea el crimen de Lardero no puede quedar sin respuesta: Álex, su familia y la sociedad la reclaman y la merecen.

| ESdiario Editorial

 

El brutal crimen de Álex, el niño de 9 años asesinado en Lardero por el reincidente Javier Almeida, ha provocado una conmoción nacional: al dolor inevitable se le añade, con razón, una indignación cargada de preguntas que las autoridades deben responder.

¿Por qué se despreció el informe de la Junta de Tratamiento que desaconsejaba la concesión del tercer grado a un delincuente sexual ya condenado por el asesinato de una mujer y otra agresión a un menor?

¿No había manera de advertir a los vecinos de la presencia de un peligroso delincuente en el vecindario? ¿Ni forma de controlar sus movimientos de cerca, viendo su carácter reincidente y su cuadro psicológico quizá incurable? 

 

¿Qué le llevó a Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior y encabezada por un íntimo de Marlaska, a informar favorablemente de la salida de un sujeto que seguía siendo un peligro?

Y la pregunta más importante de todas. ¿Por qué no se atendieron las denuncias previas de otras padres de Lardero sobre el acoso a sus hijos, cometido en las vísperas del asesinato de Álex? ¿Cómo es posible que no se activaran al momento todas las alarmas para buscar y encontrar a un asesino supuestamente controlado tras salir de la cárcel?

Este cruel suceso, por respeto al niño, exige respuestas. PP, Cs y VOX se las han exigido al ministro Marlaska, cuyo papel es una vez más lamentable.

Los delitos son siempre individuales y, obviamente, el único culpable es Javier Almeida. Pero las responsabilidades sí existen. O pueden existir. Por ejemplo la de quienes crean un contexto benévolo con determinados delitos mientras generalizan otros igual de individuales ; o llaman “cadena perpetua” a la prisión permanente revisable; o defienden la reinserción de los peores monstruos sin garantía alguna.

Respuestas ya

Curiosamente, suelen ser los mismos que criminalizan a todo un género, ideología o credo cuando un sinvergüenza comete un delito, pero luego son más comprensivos con el asesino de Diana Quer que con Diana Quer, llevados por un irresponsable buenismo con auténticos salvajes que se torna en causas generales según la explotación política que permita el caso.

Este cruel suceso, por respeto al niño y a sus familias, exige respuestas. PP, Cs y VOX se las han exigido al ministro Marlaska, cuyo papel es una vez más lamentable. Y sin hacerle responsable de nada, por supuesto, sí tiene la obligación de explicar qué falló y por qué. Mientras, la sensación de que esta atrocidad pudo haberse evitado es clara. Y resulta insoportable. Álex, como poco, se merece todas las aclaraciones.