| 05 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Meritxell Batet
Meritxell Batet

Sánchez y Batet hicieron trampas y eso no puede quedar impune

El voto telemático de Casero nunca debió computarse sin una verificación obligatoria que el Congreso se saltó de manera irregular y premeditada.

| ESdiario Editorial

 

La polémica votación de la reforma laboral se ha trasladado del Congreso a la campaña electoral de Castilla y León donde, según la media de encuestas publicadas hoy a una semana de la votación, el PP sigue primero de manera destacada pero necesitará a VOX para gobernar como hasta ahora necesitó a Ciudadanos.

Pedro Sánchez ha dado en un mitin allí la primera explicación pública de lo sucedido el jueves, y no ha podido ser menos autocrítico ni más desasosegante: según el secretario general del PSOE, la anómala votación con la que aprobó la reforma gracias al dudoso voto de un diputado del PP, fue un acto de “justicia poética”, una tesis mantenida también por Zapatero.

 

Además, consideró que con ese error, aprovechado por el Gobierno pese a los intentos del PP de lograr la rectificación de un voto telemático, se compensaba el “transfuguismo” de dos diputados de UPN a punto ahora de ser expulsados de su partido.

Las palabras de Sánchez son impropias de un demócrata, pues demuestran que “vale todo” con tal de ganar y tapar con ello los evidentes desajustes del Gobierno con sus aliados: lo razonable hubiera sido, al menos, lamentar que una votación tan importante saliera delante de una manera tan estrafalaria.

Para, a continuación, ayudar a esclarecer el comportamiento de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, sospechosa de haberse saltado el reglamento para impedir la rectificación del voto telemático con otro presencial; de ignorar a la Mesa del Congreso y de haber desoído el Reglamento del Congreso y las resoluciones que le permitían al diputado enmendar su error telemático sin mayores problemas.

Todo ello deberá dirimirse ahora en el Tribunal Constitucional, aunque ya difícilmente cambiará el sentido de la votación. El episodio deja una imagen de degradación del Parlamento agravada por el discurso del presidente.

Trampa tras trampa

Para él, aprovecharse de un voto ajeno es “justicia poética”. Y los dos diputados de UPN son tránsfugas por votar en conciencia: lo mismo que hicieron 15 diputados del PSOE (incluidas Meritxell Batet o Margarita Robles) negándose a abstenerse en la última investidura de Rajoy, como había ordenado su partido.

La difusión desde el propio Congreso, en las últimas horas, del documento de aprobación del voto telemático de Alberto Casero en el que se citaba expresamente la necesidad de la verificación telefónica; cierra el escandaloso círculo de trampas inducidas por el Gobierno y ejecutadas por Batet para algo gravísimo: alternar, nada menos, el sentido de una votación democrática. Algo así no puede quedar impune.