24 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad

Presidente, ¿por qué despreció las alertas que le llegaron ya desde enero?

Sánchez no aclara ni siquiera si él o Calvo están enfermos o en cuarentena: esa opacidad se transmite al conjunto de sus actuaciones y a la nebulosa de los días previos a la crisis.

| ESdiario Editorial

 

 

 

Las cifras han vuelto a desbordar, con estrépito, las previsiones del Gobierno. Y producen ya un infinito espanto, con más de 33.000 afectados y casi 2.200 muertos: unos baremos que nos acercan ya cuantitativamente a China, a la que España supera con holgura en términos porcentuales con arreglo a sus respectivas poblaciones.

Que ni siquiera sepamos si, en ese contexto, el presidente del Gobierno y su vicepresidenta primera están o no en cuarentena por el coronavirus que rodea a la familia del primero y puede explicar el ingreso de la segunda; resume a la perfección la mezcla de retrasos, inconcreciones y falta de transparencia de un Ejecutivo superado por los hechos y por sus propias lagunas.

Porque si bien Sánchez no es culpable del coronavirus, como Aznar o Rajoy no lo fueron de otras catástrofes explotadas sin embargo por el PSOE, sí es el responsable de no haber actuado con rapidez y de haber desechado sistemáticamente las advertencias de las autoridades y lo que ya se venía venir desde China o Italia.

 

Porque al menos por dos veces, el 23 de enero y el 30 del mismo mes, organismos como la OMS o la OMC le trasladaron al Gobierno español, como a otros de Europa, de la dimensión histórica del virus que ya asolaba china y se instalaba cruelmente en Italia. Y en ambos casos, no solo se despreció el diagnóstico, sino que se agravaron los problemas al tolerar o incluso impulsar actividades que probablemente explica ahora la inusual propagación del COVID-19.

 

 

Una cosa es desechar la polémica política en tiempos de crisis sanitaria, que solo serviría para hacer más irrespirable el momento para los ciudadanos, y otra despreciar el análisis exhaustivo de lo que se ha hecho muy mal hasta ahora, aunque solo sea para asegurar la adopción de las medidas correctas en el futuro inmediato y enterrar la angustiosa sensación de que se improvisa sobre la marcha.

Porque no puede ser que el Gobierno, por ejemplo, mantenga como principal portavoz de la emergencia a la persona que hace apenas dos semanas anunció, con solemnidad, que en España solo habría "casos aislados". Fernando Simón no puede seguir siendo la voz que les llega a los españoles cada día, carece de la credibilidad elemental para ejercer ya esa función.

Con un Ejecutivo en cuarentena, pública o cubierta; un portavoz de credibilidad achicharrada y unas cifras desbordantes; exigirle claridad y respuestas a Sánchez no es ninguna osadía: es un acto de decencia elemental que todos tienen la obligación de practicas, en los medios y en las instituciones. Empezando por una explicación urgente de por qué ignoró, con premeditación, una alarma que le constaba de manera fehaciente.