21 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Pablo Iglesias e Irene Montero

Iglesias y Montero se han forrado gracias al país que mientras se empobrecía

La riqueza del matrimonio que dirige Podemos no es solo un escándalo estético, es también un fraude político de dos cínicos que se han hecho millonarios a costa del erario público.

| ESdiario Editorial

 

La difusión obligatoria de las declaraciones de patrimonio y bienes de los altos cargos públicos, impuesta por ley y válida para la práctica totalidad de quienes ostentan una responsabilidad política en España, ha permitido confirmar el enorme enriquecimiento experimentado por el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y su compañera y ministra de Igualdad, Irene Montero.

Teniendo en cuenta que ambos y su partido medraron con un discurso populista y demagógico en el que se convertía la prosperidad ajena en un abuso, si el beneficiario pertenecía a la esfera privada; o directamente en corrupción, si venía del ámbito público; su balance personal es demoledor estética y éticamente.

Porque de ellos se puede decir, sin error alguno, que se han hecho "millonarios", según su propia definición del término, gracias a la política. Y se puede añadir que lo han hecho contradiciendo todos sus discursos y, a más inri, en el mismo periodo de tiempo en el que buena parte de los españoles y el país en su conjunto se empobrecían.

 

Que sea víctimas de su propio sectarismo les retrata. Y convierte su caso en un ejemplo de justicia poética, de algún modo: si nadie tiene derecho a enriquecerse ejerciendo una representación pública, por definición austera y temporal, mucho menos quienes han criminalizado las prosperidad incluso de quienes no la obtenían del erario público.

Iglesias y Montero se han hecho ricos gracias a la política, mientras España se empobrecía y su partido está imputado

Lo de Iglesias y Montero no es solo una contradicción, por escandalosa que resulte. Es también un fraude para quienes compraron sus palabras y ahora constatan los abrumadores hechos: la política ha sido, para la pareja, una forma onerosa de enriquecimiento personal que les ha situado sin esfuerzo, y a costa del de la sociedad, a ese estatus de "privilegiados" que tanto persiguieron y aún hoy en día se permiten perseguir.

Pero es algo más. Su partido está siendo investigado por financiación irregular, lo que unido a la sorprendente evidencia de que con el triple del salario mínimo interprofesional que se comprometieron a cobrar no se puede vivir como ellos viven, avala la pregunta que algunos de sus compañeros ya han formulado en público.

La financiación de Podemos

¿Cómo se puede amasar una fortuna en ahorros, casas y productos financieros con salarios que teóricamente no podían pasar de entre los 2.100 y los 2.700 euros? Aunque ese tope se derribara en los estatus de Podemos, durante unos años estuvo presente.

Y apelar a las herencias como explicación de su riqueza, mientras se exige elevar los impuestos de Patrimonio o Sucesiones, termina de retratarles como un par de cínicos con pocos escrúpulos cuyo principal objetivo es su bienestar personal, logrado de una sociedad a la que han contribuido a empobrecer y envilecer mientras tanto.