| 25 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
José Antonio Griñán y Manuel Chaves
José Antonio Griñán y Manuel Chaves

El PSOE busca indultarse a sí mismo por los ERE

Pedro Sánchez llegó a la Presidencia clamando contra la corrupción y ahora quiere indultar el mayor escándalo de la democracia, que benefició a todos el PSOE desde Andalucía.

| ESdiario Editorial

La confirmación por parte del Tribunal Supremo de la sentencia previa de los ERE emitida por la Audiencia Provincial de Sevilla pone fin a las especulaciones políticas y a las medias tintas mediáticas sobre el caso y ratifica la envergadura del mayor escándalo de corrupción de la democracia.

Porque muchos han alcanzado cifras siderales y afectado a cargos públicos del mayor rango, pero ninguno se impulsó desde el propio Gobierno, con cientos de millones del erario y el perverso objetivo de alterar la misma democracia, con un régimen clientelar destinado a perpetuar a un partido en el poder.

 

Todo ello es mucho más grave que el enriquecimiento habitual de un corrupto, porque atenta contra las bases del sistema, sustentadas en la alternancia democrática y el voto libre, algo que se quiso evitar creando una trama de captación de voluntades desde las propias instituciones.

Que Chaves, Griñán y el resto de condenados se enriquecieran o no directamente con ese dinero no es relevante: lo hicieron, sin duda, al garantizarse eternos sueldos públicos para ellos y sus colaboradores; pero en todo caso perpetraron algo más grave para el Estado de Derecho.

En ese contexto, que Pedro Sánchez haya hablado de indultos antes incluso de conocerse la resolución del Tribunal Supremo, es bochornoso. Y que lo siga haciendo después de trascender la ratificación de la condena, intolerable.

El PSOE entero se benefició

Porque el PSOE no intenta indultar a sus compañeros corruptos, que ya sería tremendo, sino indultarse a si mismo: Chaves y Griñán fueron presidentes de Andalucía, pero también del PSOE. Y los socialistas se beneficiaron durante décadas del dopaje electoral procedente del mayor granero de votos de España.

Que un presidente llegado a lomos de la limpieza, con la que justificó la moción de censura, esté a punto de perpetrar ese abuso en lugar de pedir perdón sin ambages, lo dice todo de sus valores y principios.