| 06 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Feijóo, este lunes en Cataluña
Feijóo, este lunes en Cataluña

Feijóo cierra heridas en el PP y pone al partido en la senda ganadora

En solo unos días el presidente gallego ha comenzado a zanjar las tensiones internas con un discurso dirigido al gran objetivo del PP: volver al Gobierno y acabar con Sánchez.

| ESdiario Editorial

 

El próximo presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha iniciado una gira incesante que en apenas dos días le ha llevado por Murcia, Valencia, Cataluña o Canarias, con un objetivo evidente: cerrar las heridas en su partido e intentar ponerlo en “modo ganador”.

La hoja de ruta del gallego parece sustentarse ya, claramente, en dos metas: acabar con los ajustes de cuentas, sin represalias contra nadie y en la idea de integrar a todos los barones y sensibilidades; y centrarse en explicar una alternativa clara, solvente y sin excesos a Pedro Sánchez.

 

El PP, intenta demostrar Feijóo, es un partido de Gobierno que solo debe salir a ganar y no puede perder más tiempo en cuitas internas, resumidas en el pulso entre Casado y Ayuso y el fin de la etapa del primero, tan traumático en ese momento como justificable viendo el reposicionamento posterior de todo el partido, de manera unánime, junto a su nuevo líder.

El PP, intenta demostrar Feijóo, es un partido de Gobierno que solo debe salir a ganar y no puede perder más tiempo en cuitas internas

El pacto con VOX en Castilla y León, con los ataques de la izquierda, ha sido su primera prueba de fuego: asumirlo y a la vez considerarlo una decisión autónoma de Mañueco resume un cambio en el PP hacia el reparto de poder que no tiene precedentes en el partido y da a los barones regionales la ascendencia que merecen y su propio partido necesita.

Pero a la vez pone a prueba el liderazgo de Feijóo: los tres ciclos electorales inminentes (andaluzas, Autonómicas y Municipales y Generales) y el recelo mostrado por el presidente del Partido Popular Europeo, Donald Tusk, a esa alianza con VOX, requerirán del nuevo líder un discurso claro.

¿Adelanto electoral?

Sobre Tusk, conviene resaltar que habló más en términos personales que en nombre de su grupo: él perdió con el “VOX polaco” las elecciones en su país y eso explica su actitud. El respaldo al acuerdo castellanoleonés del secretario general de los Populares Europeos, Manfred Weber, demuestra que la posición de Tusk no representa al conjunto del bloque.

Y deja abierto ese camino para otros acuerdos similares, imprescindibles para trazar una alternativa a Sánchez y sus socios que quizá deba prepararse en tiempo récord: aunque públicamente se niegue, el deterioro de la situación y del propio Gobierno, no sería nada extraño ya un adelanto electoral.