| 18 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez, presentando "España 2050"
Pedro Sánchez, presentando "España 2050"

El presidente que fracasa en el presente vende humo para la España de 2050

Es inadmisible que un Gobierno incapaz de gestionar todas las tragedias de la España actual se dedique al autobombo con planes absurdos para dentro de tres décadas.

| ESdiario Editorial

 

El plan “España 2050” parece, ante todo, una parte más de los argumentos propagandísticos del presidente Sánchez para abrir oficiosamente una larga precampaña electoral. Las vacunas y los fondos europeos son los otros dos puntales que alimentan la posibilidad de un anticipo electoral a partir del próximo otoño, desmentido oficialmente por Moncloa varias veces pero cada vez más probable.

El autobombo gubernamental se resume en una evidencia sangrante: el mismo Gobierno que ha enfriado el papel del Congreso y ha estigmatizado a la oposición dice que, con este plan, quiere abrir un proceso de “diálogo nacional” que en una democracia se hace en sus cámaras de representantes y no en mesas redondas ingobernables y al margen de las instituciones.

 

El plan, por lo demás, apenas pasa de la engolada categoría de declaración de intenciones a treinta años; difícilmente compatible con la dura realidad de 2021. El Gobierno no ha sido capaz de detallar las reformas imprescindibles en el presente, contando cosas distintas al respecto cada cinco minutos según comparezca en Madrid o en Bruselas; dice estar preparado para diseñar el país necesario dentro de treinta años.

Por todo ello, no merece mucho la pena analizar algunas de las propuestas contenidas en el informe elaborado por la “Oficina de Prospectiva” de Moncloa, con cien especialistas que no tuvo el Comité de Expertos de la pandemia. Pero de hacerlo, se confirma el empeño del Gobierno por las subidas fiscales a niveles directamente confiscatorios.

Indigna el autobombo de un presidente incapaz de explicar las reformas del presente y vendiendo la España de 2050

El resto es una formulación de deseos medioambientales, educativos, digitales o laborales que cualquiera puede compartir y que no pasan de la categoría de mero brindis al sol, de inaceptable frivolidad en un contexto exigente y marcado por realidad que Sánchez no sabe gestionar y suscitan dudas en todas las instituciones.

Porque mientras Moncloa se sumerge en su enésima campaña de autopromoción, la Comisión Europea ha aterrizado a Sánchez en la realidad pidiéndole, por escrito, aclaraciones a su plan para recibir el rescate con 140.000 millones de Fondos Europeos. Un presidente que no ha sido capaz de justificar lo que hizo ayer y no tiene claro qué quiere hacer mañana, con bandazos constantes, no parece el más idóneo par imaginar un país a largo plazo.