05 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Toni Cantó

¿Piensa el PSOE en ganar a Ayuso solo con malas artes, juego sucio y falsedades?

Los recursos del PSOE para excluir a Toni Cantó son otra muestra de la campaña sucia que, desde La Moncloa, llevan dos años haciendo contra el PP y Ayuso.

| ESdiario Editorial

Un juzgado de Madrid ha dado la razón en el PSOE en su recurso para evitar que Toni Cantó y Agustín Conde formen parte de la lista del PP que, encabezada por Isabel Díaz Ayuso, se presenta ante los madrileños el próximo 4M.

Desde un punto de vista legal, es una resolución intachable, como lo será la contraria si el Tribunal Constitucional la enmienda y considera que el derecho a elegir y ser elegido, en el caso de dos dirigentes políticos no precisamente improvisados, priman sobre las lagunas administrativas que pesan en su formalización como candidatos.

 

Sorprende que la voluntad de formar parte de una lista y el deseo de su jefe de filas de incorporarlos pese menos que un trámite burocrático casi rutinario, especialmente cuando a todos los aspirantes acaba juzgándolos el ciudadano con su voto. Pero si eso dice la ley, sin duda hay que acatarla, y en todo caso proponer las reformas necesarias para evitar estrambotes así.

Es difícil que Sánchez e Iglesias convenzan a los madrileños su toda su estrategia consiste en dañarles para ver si, de paso, perjudican a su principal rival.

Pero más allá de que en este caso el PSOE tenga razón, el episodio denota el tipo de campaña que, desde la toma de posesión de Ayuso hace menos de dos años, lleva librando la propia Moncloa contra un rival político que también es el representante de una institución digna de respeto y colaboración.

Una campaña deplorable

En ese tiempo se han impuesto estados de alarma caprichosos, se han negado ayudas económicas y transferencias ordinarias, se ha  falseado la realidad de Madrid con el propio Sánchez de principal heraldo del apocalipsis e, incluso, se ha intentado por todos los medios que los madrileños no puedan votar el 4M, estirando la ley al máximo para boicotear una convocatoria electoral que nunca debería asustar a ningún partido democrático.

El presidente del Gobierno y su antiguo exvicepresidente, Pablo Iglesias, han asumido en persona esa ceremonia casi de acoso político a la Comunidad de Madrid, y por tanto deberán hacerse responsables del resultado. Si, como indican las encuestas, Ayuso lograr una rotunda victoria, la contundente derrota subsiguiente será suya. Y parece difícil que lo eviten si toda su estrategia consiste en dañar a los madrileños para ver si, de paso, perjudican a su principal rival.