| 03 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Iglesias, Montero y Monedero
Iglesias, Montero y Monedero

Los fundadores de Podemos y el dinero sucio del chavismo venezolano

Sea o no delito, naciera o no Podemos por ello, ya está claro que sus fundadores facturaron millones de euros a un Régimen que empobrece y reprime a sus ciudadanos.

| ESdiario Editorial

 

La Audiencia Nacional ha ordenado a la UDEF que profundice en la posible financiación, desde Venezuela, de los fundadores de Podemos. Un documento presentado por el “Pollo” Carvajal demostraría un pago de 142.000 euros a Carolina Bescansa, a través de una red de empresas con sedes en España y Venezuela de dudosa trayectoria, así como otras presuntas entregas de ingentes cantidades de dinero al ínclito Monedero.

No es una novedad: la Justicia no ha podido demostrar nunca, hasta ahora, que Podemos se fundara como partido con dinero del Régimen de Hugo Chávez. Pero está más que documentado que los fundadores de Podemos, reunidos en la fundación CEPS, facturaron millones de euros a Venezuela por trabajos de consultoría, justo antes de que naciera Podemos.

El dinero existió, pues, más allá de que sirviera expresamente para crear un partido con el fin de extender el chavismo en España, algo que sería expresamente ilegal; o de que se pueda demostrar esa relación de causa y efecto.

Mientras se estrecha el círculo, algo está claro ya y es lamentable: los impulsores de Podemos se lucraron y dieron respaldo a un régimen tiránico. Y lograron ingentes cantidades de dinero, lo dedicaran a lo que lo dedicaran, de un país empobrecido que somete a los ciudadanos a pobreza y represión.

Se fundara o no Podemos con dinero chavista, sus promotores se lucraron con ese Régimen. Alguien así no puede gobernar España

Y falta por saberse si existe conexión entre esta "trama venezolana" de Podemos y los negocios del embajador Morodo, nombrado por Zapatero, promocionado al parecer por Bono e íntimo de los jerarcas del Régimen: su fortuna, que se estima en 30 millones de euros, tiene un origen cuando menos difuso y es objeto también de investigación judicial.

Todo ello compone un paisaje de conexiones del populismo español con el comunismo indigenista latinoamericano de lo más inquietante: no solo por los eventuales delitos que haya cobijado, muy graves de confirmarse, sino también por el impacto que esa funesta relación tiene para España. Porque todos ellos, conviene no olvidarlo, gobiernan el país. Con esas ideas. Y esas mochilas.