22 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Gabriel Rufián, en el Congreso

Pedro Sánchez atraca a Madrid en lugar de frenar los atracos en Cataluña

El presidente cruza de nuevo todas las líneas rojas para pagar otra factura del insoportable peaje de sus aliados: cada día abona una, a cual más inaceptable.

| ESdiario Editorial

 

En su viaje político kamikaze para mantenerse en el poder, Pedro Sánchez ha aceptado nuevas concesiones bochornosas a unos aliados que, en realidad, se comportan como meros extorsionadores: no apoyan al líder socialista por desarrollar un proyecto compartido y destinado a generar beneficios comunes; sino para obtener el botín sectario que cada uno de ellos exige.

Así, permitirá a ERC impulsar una comisión destinada a acabar con lo que Gabriel Rufián denominó "dumping" de Madrid, a quien definió despectivamente como "paraíso fiscal".  Si desde un punto de vista político supone consentir la injerencia de una Comunidad rupturista en otra leal al orden constitucional; desde una perspectiva económica simplemente es infame.

Madrid es la viva prueba de que se genera más riqueza, progreso y solidaridad procurando no asfixiar a las empresas y a los ciudadanos que confiscándole el resultado de su trabajo para sostener una improductiva Administración Pública.

 

Con una política impositiva razonable, Madrid ha logrado ser la primera en renta y PIB de España, pero además contribuyendo como nadie al reequilibrio en España: siete de cada diez euros destinados al Fondo Territorial tienen origen madrileño, más del doble de lo que, por ejemplo, aporta Cataluña.

Sánchez atraca a Madrid en lugar de frenar los atracos a Cataluña, en otra cesión sangrante a sus aliados

Madrid da anualmente a ese fondo una media de 4.000 millones de euros, pero además recauda por todos los conceptos alrededor de 80.000 millones, de los cuales se "queda" con algo menos de 20.000: no solo es el mayor ejemplo de solidaridad de España; sino la prueba de que esa política altruista es la más beneficiosa para quien la practica.

Que Sánchez estimule el atraco a Madrid en lugar de frenar el existente en Cataluña, la región con la mayor presión fiscal autonómica de España, demuestra una falta de escrúpulos sangrante aleja al PSOE de cualquier victoria en la región madrileña y evidencia que, con tal de prosperar él, es capaz de ceder lo que haga falta por pernicioso que sea.

La inclusión de un senador batasuno en la comisión de reparto de fondos europeos y de Podemos pese a no estar previsto o la cesión de unos cuarteles del Ejército al PNV ahondan en esa misma sensación de rendición de Sánchez a los caprichos o peajes de sus interesados aliados. Y siempre la duda, más que fundada, de hasta dónde llegarán sus concesiones y peajes.

Teniendo en cuenta a quién le debe la presidencia y cuáles son sus objetivos, inconstitucionales y peligrosos siempre, temerse lo peor es inevitable.