04 de Marzo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
La enfermedad mortífera del Huanglongbing afecta a los cítricos y no tiene cura

La mortífera plaga para los cítricos valencianos avanza ya por Portugal

La Unió ha alertado de la expansión en la Península Ibérica desde Portugal del insecto vector que propaga la enfermedad del Huanglongbing (HLB) en los cítricos.

| José Miguel Ferrer El campo

La Unió de Llaradors ha dado la voz de alarma y ha alertado de la expansión en la Península Ibérica, desde Portugal, del insecto vector que propaga la enfermedad mortífera del Huanglongbing (HLB) en los cítricos, que se encuentra ya presente en las plantaciones próximas a Lisboa.

El insecto vector de la Trioza erytreae, propagador de la citada enfermedad, ha sido hallado 220 kilómetros más al sur del último foco conocido en julio, situado en los municipios de Aveiro y de Vago (más próximos a Oporto) y se ha desplazado hacia la zona de influencia de Lisboa. Según La Unió, la presencia del insecto ha sido confirmada en el municipio de Almada, con lo que la zona demarcada en torno a este foco ya incluye buena parte de las primeras plantaciones citrícolas comerciales portuguesas de la zona del Valle del Tajo.

El vector ha dejado de localizarse sólo en jardines o propiedades particulares, como hasta ahora, y se encuentra dentro o a sólo unos kilómetros de una zona con más de 1.500 hectáreas plantadas, sobre todo naranjas. Esa ubicación "deja el foco más cercano a escasos 190 kilómetros" de las primeras plantaciones españolas de cítricos, las de Huelva, "y a solo 170 kilómetros" de la principal productora de Portugal, el Algarve.

La situación es, en términos de seguridad fitosanitaria, "tan crítica" en Portugal, que las autoridades ya han regulado las condiciones en las que sus viveros de cítricos tendrán que operar para ser considerados, desde el 1 de enero, como libres de este insecto y por tanto no sufrir las restricciones que se han impuesto para frenar su expansión.

Esas medidas, según detalla la Unió, pasan por el aislamiento, mediante cubiertas que garanticen la bioseguridad de todos los plantones a lo largo de todo su ciclo vegetativo, de las plantaciones de los viveros de cítricos.

Un insecto que se expande sin interrupción

Antes de verano, el insecto se expandía sin interrupción por todo el litoral atlántico desde Galicia hasta la mencionada zona de influencia de Oporto, y entre septiembre y noviembre se detectaron hasta seis nuevos focos.

Las nuevas localizaciones superan la capacidad de vuelo o de propagación por el viento del insecto, por lo que la contaminación se puede haber producido como consecuencia del traslado de material vegetal infectado, según la organización agraria.

Todos los expertos en la materia alertan que la citricultura española hace frente a la mayor amenaza desde la enfermedad de la tristeza de los cítricos, que arrasó buena parte de las plantaciones a finales de la década de los 50 y los 60.

El Huanglongbing causa un rápido debilitamiento de los árboles, que acaba provocándoles la muerte en pocos años, y va acompañado de una pérdida del potencial productivo de las parcelas desde los primeros años de la infestación.

La Unió ha trasladado al Ministerio y a la Conselleria de Agricultura la necesidad de hacer de la investigación, control, vigilancia de este vector o de su enfermedad una "cuestión de Estado", y señala que si una administración no hace correctamente la tarea de inspección y como consecuencia de su negligencia produce un daño, de forma particular se puede pedir responsabilidad patrimonial y que se indemnice al afectado.

Por ello, insta a los citricultores a extremar las precauciones, comunicar cualquier caso de sospecha y evitar recurrir a material vegetal que no disponga del certificado fitosanitario.

El HBL no tiene tratamientos de cura actualmente

La bacteria del HLB causa un rápido debilitamiento de los árboles, con perdida inicial de producción, que acaba provocando la muerte en pocos años. La única solución es el arranque, ya que la enfermedad de momento no tiene cura. Las líneas de investigación a base de modificaciones del genoma para inducir tolerancia o resistencia a la enfermedad, se tropiezan con las dificultades y la polémica que presenta en la Unión Europea el uso de transgénicos.

La expansión del Huanglongbing en algunos países como es el caso de Estados Unidos (Florida), y Brasil (Estado de Sao Paulo) ha causado pérdidas millonarias e incluso amenaza la propia subsistencia del sector citrícola en esos estados. Allí, el insecto vector también de la familia de los Psílidos, es la Diaphorina citri, cuyo nombre común es psílido asiático. Todos los expertos alertan que desde la aparición del vector, la llegada de la enfermedad del HBL (de la bacteria), ha sido sólo cuestión de tiempo.

Aunque afortunadamente el HBL todavía no ha sido detectado en España, ni en la Unión Europea, hay gran preocupación en el sector citrícola de la Comunidad Valenciana ya que están en juego 165.000 hectáreas citrícolas y la enfermedad supone para la citricultura española hacer frente a la mayor amenaza desde la Tristeza de los cítricos, que arrasó buena parte de las plantaciones en la década de los 60, y en otros cultivos como la vid puede ser comparable al daño que hizo la filoxera a finales del Siglo XX que introdujo cambios radicales en la viticultura europea.

Es curioso recordar que entonces uno de los principales focos de entrada en la Península Ibérica de la filoxera fue precisamente Oporto, zona donde se detectaron los primeros insectos de Tryoza en 2014 en Portugal.