25 de Febrero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
La cantina de las instalaciones municipales de Elche sirve bocadillos y bebidas a sus privilegiados clientes

Vídeo viral: El bar municipal de Elche ‘a tope’ en pleno cierre de la hostelería

La cantina ubicada en las instalaciones municipales ilicitanas ofrece almuerzos a decenas de trabajadores del Ayuntamiento desafiando al cierre de la hostelería decretado por Ximo Puig

| A. Maestre Edición Elche

Mientras los bares, restaurantes y cafeterías de la Comunidad Valenciana están cerrados a cal y canto por el decreto del Consell, los trabajadores municipales de Elche almuerzan a sus anchas en la cantina ubicada en unas instalaciones propiedad del Ayuntamiento, de prohibido acceso para el resto de los vecinos. Lo más escandaloso del asunto es que este almacén –donde hay un bar abierto- se encuentra enfrente del retén de la Policía Local, y los agentes miran para otro lado.

En el vídeo que circula por las redes sociales se ve a decenas de personas congregadas en una pequeña estancia donde se toman su bocata de la mañana, ignorando el decreto del Consell que prohíbe la actividad a la hostelería en estas condiciones. Mesas de cuatro o seis personas y clientes en la barra. Se quitan las mascarillas para comerse el bocata y charlar en su rato del almuerzo, compartiendo el momento entre compañeros de trabajo, no convivientes, como si esto de la pandemia no fuese con ellos. El documento muestra la fecha de grabación, el viernes 22 de enero a las 10:14 de la mañana, cuando el presidente Ximo Puig ya había decretado el cierre total de la hostelería.

¿Cómo se come esto?

El vídeo ya corre por las redes sociales y ha generado una gran indignación entre quienes reprochan la actitud de los trabajadores municipales y del propio Ayuntamiento. ¿Cómo se come esto? se pregunta un internauta que ha publicado el vídeo en su perfil.

Entre los comentarios que se debaten en las redes sociales, hay algunos que defienden la legalidad de esta actitud, argumentando que es un espacio destinado solo a trabajadores municipales. Pero lo cierto es que cumple con todos los parámetros de un establecimiento de hostelería: sirven bocadillos, bebidas y tapas, hay mesas y barra y los clientes piden su consumición y luego la pagan. Es decir, que se trata de un bar donde sirven almuerzos, no de un comedor comunitario de una empresa donde los empleados van a tomarse el bocata que trajeron de casa.

No hay respuesta oficial

El Ayuntamiento de Elche, dirigido por el socialista Carlos González, no se ha pronunciado sobre este asunto. El primer edil ha hablado esta mañana sobre las ayudas que el consistorio ha aprobado para la hostelería y del delicado momento que atraviesa el sector, pero no ha mencionado esta situación que ya va de boca en boca por toda la ciudad.

González ha recordado las duras medidas decretadas por el Gobierno del Botànic, con el cierre perimetral en el que la ciudad se verá sumido los fines de semana, y ha negado que haya ningún tipo de criminalización al sector de la hostelería con respecto a otros sectores que sí permanecen abiertos.