| 04 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Imagen de Salvador Resucitado, la imagen más antigua de la Semana Santa oriolana
Imagen de Salvador Resucitado, la imagen más antigua de la Semana Santa oriolana

Salvador Resucitado, la imagen más antigua de la Semana Santa oriolana

El niño de la Hermandad Luis Lidón Aznar, elegido por sorteo, fue el encargado del tradicional acto de quitar el puñal que lleva clavado la imagen de La Dolorosa.

| Redacción Orihuela Edición Elche

Cuando aún no se han apagado los ecos pasionarios, se ha dado a conocer una noticia de indudable interés para el patrimonio religioso oriolano. Mientras Pilar Vallalta Martínez realizaba un excepcional trabajo de restauración del Salvador Resucitado, el director técnico del Museo Diocesano de Arte Sacro y profesor de la Universidad de Murcia, Mariano Cecilia Espinosa, ha localizado en el Archivo Catedralicio el primer documento (datado en 1582) donde se menciona esta imagen de autor anónimo, lo que la convierte en la más antigua de la Semana Santa oriolana.

Una noticia que ha llegado justamente este año en el que la Hermandad de la Resurrección se encuentra de celebración, pues conmemora el 25 aniversario del Santo Encuentro y de la salida procesional de la Virgen Dolorosa (Salzillo). Con este motivo se han realizado dos marchas procesionales para la Hermandad: ‘La Dolorosa de Orihuela’ y ‘Gloriosa’, ambas del músico oriolano Antonio Bailén Sarabia, que han sido interpretadas por primera vez en las calles de Orihuela por la Banda ‘Auxilium’ del Oratorio Festivo y la Unión Lírica Orcelitana, respectivamente. También la Hospitalidad de Lourdes, que es Hermana Honoraria de la Hermandad de la Resurrección, se ha sumado con motivo de este aniversario a la procesión, acompañando a La Dolorosa. También se estrenará en procesión las potencias originales del Resucitado.

 

Tras la solemne Vigilia pascual, oficiada por el Hermano mayor José Luis Satorre, en la iglesia parroquial de las Santas Justa y Rufina y cantada por el Coro de la Resurrección, salió la procesión con los siguientes pasos: La Convocatoria; Virgen Dolorosa, talla de Francisco Salzillo, con corona de Rubira (siglo XVIII), sobre andas en madera tallada por Jesús Esquer Cuenca y dorada por Francisco Peñalver Cases, que será portada a hombros por las Hermanas de la Resurrección; Guía de la Resurrección, realizada por Arte Cristiano y Artesanía Cánovas (2003 y 2004), en trono de Hermanos Martínez Vicente (1990) y el Salvador Resucitado (anónimo, siglo XVI), sobre trono obra de los oriolanos Ricardo Cánovas Pérez y Víctor Sánchez Balaguer, llevada a hombros por los hermanos de la Resurrección.

La Guía de la Resurrección iba precedida por la representación de Hermanos Honorarios y de distintas Cofradías, Hermandades y Mayordomías de Orihuela, que se unen de esta forma a la Resurrección de Jesús. Al llegar la procesión a la Plaza Nueva, se celebró el Encuentro y se proclamó el Pregón Pascual, a cargo de María Ángeles Esteban Abad, catedrática de Biología Celular y Directora del Departamento de Biología Celular e Histología de la Universidad de Murcia, académica numeraria de la Academia de Ciencias de la Región de Murcia. La doctora y prestigiosa investigadora pertenece a la Hermandad de la Resurrección desde sus inicios.

El niño de la Hermandad Luis Lidón Aznar, elegido por sorteo, fue el encargado del tradicional acto de quitar el puñal que lleva clavado la imagen de La Dolorosa.

 

Los actos de la Hermandad de la Resurrección, que preside Joaquín Almagro Aparicio, concluyeron con la Tamborada de Júbilo por la Resurrección de Jesús, junto con el traslado del Salvador Resucitado y de la Virgen Dolorosa. La concentración fue en la Plaza de las Salesas (junto a Santa Justa) y se regalaron pañoletas a todos los participantes. El último acto de la Semana Santa oriolana finalizó ante la Iglesia de San Agustín, sede de la Hermandad desde hace 35 años, cerrada por su deteriorada situación que precisa desde hace tiempo una urgente rehabilitación. Finalmente, en la Glorieta de Gabriel Miró, la junta directiva de la Hermandad depositó un ramo de flores y guardó un minuto de silencio en el Árbol de la Paz, como expresión contra la guerra, por la paz y en recuerdo de los fallecidos en la invasión de Ucrania por las tropas rusas.