| 17 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El virus campa a sus anchas y, todos los días, conocemos casos cercanos de personas contagiadas /  Jesús Hellín / Europa Press
El virus campa a sus anchas y, todos los días, conocemos casos cercanos de personas contagiadas / Jesús Hellín / Europa Press

¿Qué tal están ustedes... ya les atacó el virus?

Seguiremos así hasta que Garzón abandone su lucha contra la carne y empiece a criticar el marisco y eso... eso serán palabras mayores, y tendremos a los sindicatos echados a la calle

| Sergio Morales Edición Elche

Buenos días. Feliz fin de semana y que el virus les pase de largo, son mis mejores deseos.

No estamos en la sexta ola, no, estamos en el sunami, aquí hay "agua para todos". Dicho de otro modo, el virus campa a sus anchas y, todos los días, conocemos casos cercanos de personas contagiadas y, si uno no ha caído, se da cuenta que ha sido de milagro, porque ayer estuvo con ese "contacto", o porque tenía previsto estar hoy.

Hace unos días, estaba con un empresario y me decía: "Nosotros somos cincuenta en la empresa. Hemos tenido, en toda la pandemia, dos bajas por COVID. ¿Tú te lo crees? Porque yo no me lo creo. Estoy seguro de que aquí ha habido más casos, pero que ni se han enterado de que estaban contagiados."

Esta es parte de la verdad. Porque ¿ustedes se hacen un test cada mañana? Yo creo que es la única manera de saber si estamos o no estamos "contaminados" y si vamos a "contaminar". En España no somos mucho de "test" por las mañanas, somos más de cafés.

La aprobación del Baricitinib (tomen nota del nombrecito), por parte de la Comunidad Europea, será una buena salida para frenar las muertes y minimizar el tiempo en el hospital, de aquellos casos que lo requieran.

Las empresas viven este "empujón" como pueden, para no caer. La gestión de bajas es "patética" porque no se ha preparado, por parte de la Seguridad Social, un Plan Administrativo de contingencia, se sigue trabajando como si no hubiera COVID y eso bloquea el sistema de salud, el trabajo de los médicos de familia y, en general, el tratamiento de la baja laboral. La Seguridad Social, para esto, tiene "muy poca cintura", en términos futbolísticos.

Y hablando de fútbol, acabamos de ver cómo el Barcelona perdía su partido de semifinales de la Copa, frente al Real Madrid, y están superorgullosos de haber perdido, felices, motivados. Lo importante ahora es que ya saben perder, por lo visto, por lo oído al Presidente y al Entrenador. Si llegan a ganar el partido no sé qué hubieran hecho... Son las cosas del fútbol y la "comunicación" del club con sus seguidores.

Yo todavía no sé por qué celebramos las finales de la Copa del Rey fuera de España. No se preocupen, son cosas que me pasan porque ya me he hecho mayor, no tienen que ver con lo lógico, por lo visto. Pienso que es más bonito ver a los españoles disfrutando de sus equipos y dándoles calor desde las gradas, que ver a unos señores, a los que respeto mucho, pero que no viven la afición al equipo del mismo modo.

No sé por qué celebramos las finales de la Copa del Rey fuera de España

En Australia Djokovic, no Yo-Covid que le llaman algunos, sigue impresionado porque le han sacado los colores por la "diferencia" entre sus declaraciones oficiales para entrar en el país y la realidad de lo que ha hecho. Me explico: A mí me parece muy bien que uno tenga las ideas que tenga, no voy a entrar en discutirlas, pero declarar que en una fecha estaba pasando el virus y, en esos mismos días, consciente de la enfermedad, pasearse por distintos "escenarios", sabiendo que lo puede transmitir, incluso en algunos casos, sin medidas de protección para los demás, eso me parece el colmo de la irresponsabilidad.

El tema de Djokovid ha llegado hasta la diplomacia y no dudo que traerá otras consecuencias, esto no se va a quedar así.

Entre otras noticias relacionadas con la pandemia está la de Boris Johnson, el Primer Ministro inglés, que sigue teniendo problemas por su fiesta durante el periodo de restricciones por la pandemia, a la que se han sumado otras, no otras pandemias, sino otras fiestas los días de luto por la muerte del Duque de Edimburgo. Y es que Inglaterra para su monarquía y el trato a la misma, es muy seria. En España para respetar más a la monarquía y a Felipe VI, tendría que ser un vino o un coñac y, entonces... entonces diríamos: "Oye a mi Felipe VI, ni tocarlo. Ya te diré yo cuando te pones otra copa..."

Fuera de la pandemia, estos días, hemos prestado especial atención a los comentarios del Ministro Garzón, que se centraron en la "mala calidad de la carne española", según sus declaraciones a la prensa de Reino Unido. Al final todo quedó en un "susto", porque dijo Dña. Yolanda Díaz, esa Ministra que tiene un par de... más grandes que los del presidente Sánchez, que aquello que había dicho el ministro Garzón era la posición oficial del Gobierno. Nadie ha dicho ni una palabra más. Ni los ganaderos.

 

Lo más gracioso de todo es que la entrevista en The Guardian, se refiere a Garzón como "The minister" y, para excusar lo desafortunado de los comentarios, la Portavoz del Gobierno, dijo públicamente que habían sido unas declaraciones a título personal, lo que prueba que ni siquiera las había leído cuando fueron publicadas. Este es el Gobierno que tenemos.

Imagino que seguiremos así hasta que Garzón decida abandonar su lucha contra la carne y empiece a criticar el marisco y eso... eso serán palabras mayores, porque ahí si tendremos a los sindicatos echados a la calle, porque a ellos, a los sindicalistas, que el marisco no se lo toquen...

Pásenlo bien el fin de semana. Sean prudentes, pero no dejen de expresar lo que sienten, porque de lo contrario, el virus no atacará sólo a su cuerpo, sino además a su espíritu.

Suyo afectísimo, servidor de ustedes... Sergio Morales