| 13 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Rafael Almagro, concejal de Patrimonio de Orihuela, mostrando el Llibre dels Repartiments
Rafael Almagro, concejal de Patrimonio de Orihuela, mostrando el Llibre dels Repartiments

El Consell Valencià de Cultura defiende a Orihuela frente a Cataluña

El informe del CVC invoca “el inmenso valor histórico, documental y sentimental que para toda la ciudadanía oriolana y los estudiosos de su Medievo tiene el Llibre dels Repartiments"

Atendiendo a la solicitud formulada unánimemente por el pleno del Ayuntamiento de Orihuela, el Consell Valencià de Cultura ha aprobado este lunes respaldar la reclamación a la Generalitat de Cataluña y a la Diputación de Barcelona del Llibre dels Repartiments dels Terres entre Vehins de la Molt Noble e Isigne Ciutat de Oriola, fets per los sserenissims reys de Arago cuant a la Conquista. Era de 1310. Castella primer. Se trata de una recopilación de documentos sobre la distribución de las tierras de la zona, realizada entre 1265 y 1314, y constituye una valiosa fuente de información histórica, económica, onomástica y toponímica.

El libro –que consta de 87 folios escritos en letra gótica, con añadidos posteriores hasta el siglo XVII- se conservaba en el Archivo Municipal de Orihuela y, según el historiador Justo García Soriano, fue sustraído entre 1907 y 1908; posteriormente se supo que el librero barcelonés Salvador Barba, propietario de la Librería Antigua y Moderna, se lo vendió en 1921 a la Diputación Provincial de Barcelona, que lo depositó en la biblioteca del Instituto de Estudios Catalanes y finalmente en la Biblioteca de Cataluña, donde actualmente se encuentra.

Biblioteca de Cataluña, lugar en el cual se halla actualmente el Llibre dels Repartiments

Desde 1931, las sucesivas Corporaciones municipales (años 1942, 1991, 1995, 2002, 20024, 2005, 2006, 2007) han realizado diferentes gestiones para recuperar el Llibre, sin resultado positivo. Si mis datos no fallan, en octubre de 2006 una representación oriolana se entrevista con miembros de la conselleria de Cultura de la Generalitat catalana, y al año siguiente el concejal de Patrimonio Histórico, Manuel Culiáñez, informa de la voluntad política expresada por el director general de Patrimonio Cultural del gobierno de Cataluña, Josep María Carreté i Nadal, para alcanzar algún punto de entendimiento, que incluyera una cesión, dentro de un convenio cultural más amplio. Pero aquello quedó en nada. Únicamente en 2010 la Concejalía de Cultura consiguió un préstamo temporal, para que pudiera contemplarse con motivo de la exposición ‘Historia y Leyenda en el Origen de la Orihuela Foral’, que se celebró en la Sala Museo San Juan de Dios entre el 23 de abril y el 25 de julio de dicho año.

Pero mi comentario de hoy es, en primer lugar, para agradecer al pleno del CVC que preside el profesor Santiago Grisolía la agilidad con que se ha hecho eco de la petición de la Corporación Municipal oriolana, evitando de esta forma el retraso que las vacaciones estivales hubieran producido en la tramitación del procedimiento. Me consta fehacientemente que todos sus miembros han sido sensibles a tan justificada petición, con lo que en definitiva han cumplido uno de los fines constitutivos del órgano consultivo y asesor de la Generalitat Valenciana, regulado en el artículo 40 del Estatut, respecto a aquellas materias que afecten a la cultura valenciana.  

Ximo Puig ya fue informado de este asunto el 17 de julio de 2012, cuando era secretario general del PSPV-PSOE y diputado a Cortes Generales

La propuesta de informe presentada a sus compañeros por alguien tan conocedor de Orihuela y comarca como el conseller Joaquín Santo no admite lugar a dudas ni en cuanto a su fundamentación histórica ni jurídica, puesto que recoge en buena parte los antecedentes facilitados por la Corporación municipal oriolana, además de enriquecerlos, recordando -por ejemplo- que el actual presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ya fue informado de este asunto -¡o tempora, o mores!- el 17 de julio de 2012, cuando era secretario general del PSPV-PSOE y diputado a Cortes Generales. En efecto, mientras presenciaba los actos conmemorativos de la Fiesta de la Reconquista de Orihuela, el hoy presidente de la Generalitat anunció que impulsaría una iniciativa parlamentaria con el fin de recuperar el Llibre, compromiso que adquirió ante la entonces primera teniente de alcalde, Antonia Moreno, actual delegada del Consell en Alicante.

El informe aprobado por el CVC concluye invocando “el inmenso valor histórico, documental y sentimental que para toda la ciudadanía oriolana y los estudiosos de su Medievo tiene la pieza singular del Llibre dels Repartiments” y se muestra sin paliativos a favor de la reivindicación oriolana, apoyando y adhiriéndose “al empeño en la recuperación definitiva de la precitada obra”. Considerando asimismo la solicitud de mediación recibida, recomienda finalmente el alto órgano consultivo “que las instituciones públicas involucradas se pongan de acuerdo en su devolución”. Esta apostilla, según he podido saber, se ha incluido a petición de la consellera Irene Ballester. No está de más, ciertamente, un nuevo intento de resolver la cuestión por la vía del entendimiento; uno más de los promovidos desde el Ayuntamiento oriolano. Pero me temo –llamaré un día de estos a Irene para comentarlo- que no habrá otra solución distinta a plantear un contencioso. Salvo que el molt honorable consiga que su homólogo catalán Pere Aragonés entre en razones y evitar así que a él –a Puig- le sigan preguntando qué fue de la iniciativa legislativa anunciada hace nueve años…