| 24 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Mercado provisional de Elche
Mercado provisional de Elche

El mercado de Elche no huele bien

El actual alcalde se adhirió en su momento a las protestas, y por supuesto, los concejales de Compromís que hoy gobiernan en la ciudad, y ahora van a modificar ad hoc el PGOU

Pese al título de esta columna, vaya por delante mi respeto a los placeros que han sufrido todo tipo de disgustos y trasiegos desde hace más de seis años.

He tenido ocasión de hablar de este tema en varias ocasiones, pero el tema del mercado central de Elche da para mucho. No sólo en el fondo, sino también en las formas seguidas, en la falta de transparencia y las graves contradicciones de los actores intervinientes, entre otras cosas.

Así por encima, el problema del mercado empezó con Mercedes Alonso al final de su mandato quien, deprisa y corriendo, cedió suelo público en el centro de la ciudad, a una empresa privada para la construcción de una gran superficie comercial y varias plantas para aparcamiento. Aquello ya provocó una crisis en el gobierno municipal porque algunos concejales del Partido Popular se desvincularon del contrato. Mientras tanto, se destrozó un tramo de la Avda. de la Comunidad Valenciana, para ubicar allí a los placeros en lo que se suponía iba a ser una ubicación provisional. Se organizó alguna concentración (a la que yo también asistí) en contra de esa actuación en la Avda. del País Valenciano. Ante tal barbaridad, se formó una plataforma ciudadana Salvem el Mercat, que incluía a Compromís, Margalló, Comisiones Obreras, y ciudadanos/as que veían en aquel proyecto una operación urbanística y especulativa. Las plataformas conocidas como Salvem, son un tipo de organizaciones de talante reivindicativo, orientadas a la denuncia de agresiones de políticas urbanísticas locales, por tanto, se sitúan y “son situadas en una orilla del conflicto identitario valenciano, la del nacionalismo progresista”; (Albert Rodrigo María y Hernández i Martí, Gil-Manuel 2011). Son grupos de presión que ejercen una labor vigilante en el ámbito local.

Se trata de ser verde a la carta, a veces verde, a veces naranja y en otras ocasiones deberían ponerse también rojos

También el actual alcalde se adhirió en su momento a las protestas, y por supuesto, los concejales de Compromís que hoy gobiernan en la ciudad.  Pues bien, ahora resulta que van a modificar ad hoc el plan general de ordenación urbana para legalizar la barbaridad y dejar definitivo el mercado provisional. Sólo a través de una mirada perspicaz puede entenderse el cambio de postura de algunos grupos políticos, entre ellos, Compromis, que está poniendo patas arriba la ciudad para colocar carril bici, pero consienten y no se ocultan de la aberración que se hizo en la ladera y la van a “normalizar”¡¡¡Qué suerte¡¡¡¡ se trata de ser verde a la carta, a veces verde, a veces naranja y en otras ocasiones deberían ponerse también rojos (de vergüenza).

 

También otro colectivo ecologista (Margalló) se ha desmarcado de la Plataforma Salvem, para ponerse del lado de la legalización del mercado provisional. Sería otro despropósito sacarlo de ahí, alegan. En estas circunstancias es cuando se evalúa la eficacia de los colectivos, la coherencia y el cumplimiento de las promesas electorales.

En las elecciones 2015, Compromís, sacó 4 concejales. En las del 2019, sólo dos. Los dos primeros de la lista se fueron a Valencia, y a los que están, (realmente no los ha votado nadie) sino que corrió la lista, fruto de las malas prácticas de los partidos políticos, que cambian de modo factico la lista electoral que ofrecieron a los electores. No obstante, como siga así de congruente la gente de Compromis, a la siguiente, que se preparen que llegan a cero.

Victoria Rodríguez Blanco

Jurista y politóloga