| 04 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

¿Por qué hay crisis, pero no hay crisis?

La anécdota de la semana está en que nuestro presidente, el ilustre Sánchez, cogió el COVID y se desconvocó la cumbre de los países del sur de Europa, que se iba a celebrar en Alicante

| Sergio Morales Edición Elche

Feliz fin de semana. Que los tiempos les sean propicios.

Estos días he tenido la suerte de estar en distintos puntos de nuestra querida España y, como resumen, les diré que todo estaba "hasta la bandera". Calles llenas, restaurantes y bares llenos. He visto colas para, según qué sitios, conseguir cenar o comer. En algún sitio, tras haber reservado mesa con días de antelación, terminé desechando la visita por no poder aparcar, era imposible en kilómetros, por la cantidad de coches que había porque la zona era de restaurantes y todos colapsados.

Y ustedes y yo, nos preguntamos, cómo es posible que suceda esto con la inflación que tenemos, con la subida de los combustibles y las energías en general. Pues esto tiene una explicación sociológica y es que:

  1. a) Cuando un grupo ha sido constreñido, permítanme que use este vocablo, es decir, obligado a mantenerse encerrado, minimizando sus posibilidades de socializar, en el momento en que se "abre la puerta", no quiere volver a pasar por lo mismo de ninguna manera y busca las herramientas para que esa experiencia no vuelva a estar en su mente, ni por asomo.
  2. b) Súmenle a lo anterior la amenaza de guerra, que constantemente recibimos, publicada en todos los medios. Situación que favorece el pensamiento de: "Total para lo que puede que nos quede..."

Estos dos puntos generan un coctel que hace que el consumo continúe en unos índices relativamente altos, para las circunstancias que vivimos, lo que provoca que la industria y los servicios sigan activos, no se hunden y, allá por donde piso, me encuentro que las empresas están creciendo en facturación, más allá de lo marcado por la inflación.

Esto me lleva a pensar que la Economía, ahora, más que nunca, es un "estado de ánimo", puede que no sea una realidad. Los que vaticinan malos tiempos, probablemente no están mal informados, pero el público en general, no quiere oír hablar de las malas noticias, lo que me recuerda la historia de la rana sorda que cayó en una cuba de leche... Para no entretenerles mucho, busquen ese "cuento" en Youtube mismo.

La anécdota de la semana está en que nuestro presidente, el ilustre Sánchez, cogió el COVID y se desconvocó la cumbre de los países del sur de Europa, que se iba a celebrar en Alicante y que iba a tener una cena de honor en Elche, en el restaurante La Finca. Por cierto que, por mucho que hubieran avisado, ellos ya tendrían compras y contratos, realizados, espero que nos les hayan hecho un "roto" que se dice vulgarmente. Total que nos han dejado con la miel en los labios.

Pedro Sánchez nos ha dejado con la miel en los labios

La noticia más dura la hemos recibido el viernes, Putin ha decidido que el 15% de Ucrania va a ser suyo, en concreto Donetsk, luhansk, Jersón y Zaporiyia. Perdonen si alguno no está suficientemente bien escrito, pero es que el ruso no se me da nada bien. El caso es que dice que se han celebrado referendos para que la población decidiera "libremente", si querían ser rusos o ucranianos. No hizo falta ni contar las papeletas, como se pueden imaginar. No hubo campaña electoral, para qué, Los interventores eran los militares rusos puestos en las puertas de los supuestos colegios electorales, para garantizar que todo era democrático. Hoy me iría al Congreso de Diputados y mirando a la bancada de la izquierda, les diría: "Estos rusos sí que son fascistas y no los partidos que tenemos aquí en el hemiciclo, en el ala derecha, a los que ustedes acostumbran a tildar de eso."

Para acabarla de organizar buena, el tal Putin ha realizado un acto similar al que realizó cuando se anexionó Crimea y ha avisado al Mundo, de que defenderá con armas nucleares, la integridad de Rusia, entendida ésta, con los territorios anexionados, invadidos en Ucrania. Esto habla de sus intenciones belicistas descabelladas, para las que le acompaña también un grupo de locos militares y ministros, con encefalograma cuando menos discutible.

Han bajado las temperaturas, para que ustedes no tengan que usar los aires acondicionados, visto el facturón que algunas familias han recibido este verano. El cambio del clima ha sido fruto de alguno de los Decretos que ha firmado el Gobierno, estoy seguro.

Nosotros, los levantinos, podríamos celebrar este mes un puente, pero no, no lo vamos a celebrar porque el 9 de octubre cae en domingo. Otro año será. Yo me pondré la canción de Ami WineHouse, esa que dice Nou, Nou, Nou, mientras celebro el "Nou d'octubre". Por cierto, ¿se han dado cuenta que esta mujer se llamaba "Casa del vino"?

Descansen el fin de semana, no se torturen con el futuro, después de oír a Putin, es posible que no haya, así que emociónense con cada minuto de vida, disfrútenlo, por si acaso no hay un mañana... Pero no se pongan tristes, que si eso sucede, nos perdonan las deudas los bancos.

Como siempre, servidor de ustedes... Sergio Morales Parra