× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Partido Elche C.F. vs. Villarreal.

Cuesta de diciembre para el Elche CF

El conjunto ilicitano afronta el mes más duro desde su vuelta a Primera División.

| David Caballero Edición Elche

Al Elche de Almirón le espera el mes más complicado desde que ha comenzado la temporada en La Liga Santander. Desde el próximo domingo, donde desde las seis y media de la tarde les espera el Villareal, los franjiverdes se enfrentarán a Granada, Atlético de Madrid, Osasuna y Real Madrid

 Cinco partidos de altura en La Liga, a los que hay que sumar el enfrentamiento al C.D. Buñol en la Copa de SM El Rey el próximo 16 de diciembre. Los números dan para el optimismo, ya que el Elche lleva sólo dos partidos perdidos en las nueve jornadas disputadas hasta la fecha, algo que no pueden decir Real Madrid, Granada ni Osasuna, con tres partidos perdidos madrileños y andaluces y cuatro los navarros.  

A pesar de las críticas a Almirón por no mover el banquillo como otros técnicos, lo que también es cierto es que el argentino está consiguiendo hacer un Elche sólido atrás y muy efectivo arriba. Aún le queda mucho trabajo por delante para que este equipo se parezca al conjunto donde el preparador consiguió sus mayores éxitos, el Lanús, pero desde que ha conseguido poner en liza la defensa de cuatro, por momentos y viendo como Marcone baja a recibir el balón, se le está pareciendo al equipo de la provincia de Buenos Aires. 

Ahora que vienen partidos frente a rivales que hasta multiplican por diez el presupuesto del Elche, y que están haciendo un gran inicio de Liga como son Villareal y Atlético de Madrid, podremos ver cómo se desenvuelve el equipo ilicitano con equipos importantes. 

No obstante, los trece puntos cosechados hasta la fecha, les hace llegar a este duro mes de diciembre con más tranquilidad y sin los nervios típicos de necesitar con urgencia puntuar, algo que debe saber gestionar Almirón, para que el equipo convierta esa tranquilidad en hacer el fútbol que han hecho hasta ahora y no en relajación.