| 07 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Camino de la Navidad

El objetivo del Gobierno está centrado en bajar la pena al que se haya llevado dinero público para los amigos y para su partido

| Sergio Morales Edición Elche

Buenos días. Feliz fin de semana de esta semana rara que se nos presentó con la intermitencia laboral, en la que un día hemos trabajado y al siguiente no, lo que nos ha producido a todos una sensación extraña, de cierta irregularidad en eso de cumplir con nuestros objetivos.

La semana nos ha traído la noticia y la frustración de la selección española de fútbol que cayó en la "tanda de penaltis", ante una selección, la marroquí que, no habiendo hecho grandes cosas, supo meter el balón en la portería ante cada pena máxima. Con torpeza cayó la selección española, como después ha caído la de Países Bajos o la de Brasil, que ha puesto un tono amargo en otra de las favoritas a llevarse el Mundial. No me atrevo a pronosticar la final, porque cada día hay una sorpresa... El fútbol es así.

El fútbol es así y la política es así también, impredecible. La sorpresa saltaba en Perú, donde su Presidente se daba un autogolpe, a la vez que en la Cámara se votaba una resolución para su reprobación. Menos mal que todos los poderes, que fueron suficientemente independientes, apoyaron la democracia y sus valores en una situación tan delicada.

En el caso de España, me viene a la cabeza si la situación que estamos viviendo nos es un pequeño golpe a la Democracia, en la que nuestro Presidente está haciendo y deshaciendo a su antojo, para cuadrar códigos penales al estilo de "Pide un deseo", para que los que no quieren nada bueno para nuestra nación, pidan y pidan y pidan. Lo peor es que la tarta y las velas las ponemos el resto de los españoles.

 

Ahora vemos, con espanto, que el objetivo del Gobierno está centrado en bajar la pena al que se haya llevado dinero público para los amigos y para su partido, eso es malversación, pero, si no está en sus cuentas, si el dinero ha ido a parar a otros, entonces tiene menos delito, menos pena y no salen a aplaudirte porque entonces se les vería el plumero.

¿Por qué no hacemos lo mismo con los robos de los ladrones comunes? Si un ladrón roba pero reparte el "botín", entonces no le deberían de caer tanta pena. ¿Y si uno mata a alguien, pero eso no le acarrea un beneficio directo, sino que beneficia a un tercero, por qué va a tener una pena tan dura, mejor que le quiten años de condena?

Quitando condena está la Ley "Montero", la Ley del "Sí es Sí". Esa Ley está rebajando condenas y, en algún caso, sacando violadores a la calle, pero nadie se arrepiente, porque parece que hubiera pasado a la historia. Las feministas no salen a la calle a protestar, sencillamente porque lo han hecho ellos, los de izquierda, y eso es "lo mejor del Mundo". Si esto fuera una acción de la derecha, por cada individuo que saliera de la cárcel beneficiado por la Ley, o que viera reducida su condena, beneficiado por la Ley, sería un escándalo en la calle. 

El Gobierno mueve bien sus hilos y cada semana provoca una "crisis" que hace olvidar la anterior. 

Si usted me está leyendo, usted verá que la izquierda seguirá votando a esta pandilla de amigos que han venido a quedarse. Lo dijo Ábalos hace ya mucho tiempo. Están "copando" todos los poderes para que exista un poder único, su "Sanchidad", como dicen algunos periodistas, así que veo difícil que se marchen.

Me refugio en los Villancicos, en los de siempre y los más actuales, en los exitosos y en los menos conocidos

Esta semana, el viernes, vinieron a nuestra capital alicantina, Emmanuel Macron, Ürusula Von Der Leyen, Antonio Costa y Pedro Sánchez. Desde aquí se ha "parido" el primer gran corredor europeo de hidrógeno verde. Espero que, entre todos, estén haciendo de esto algo productivo para los implicados, porque la reunión de ayer tuvo un enorme coste económico, a juzgar por los medios que se pusieron y que yo pude ver. Siempre me fascina la "parafernalia", en la que estos líderes se mueven, son como grandes figuras del Rock y, luego hablan de unas cantidades de millones de euros que nos dejan impresionados y todos abrimos la boca en señal de admiración, sin pensar que cuando ellos hablan de inversión, alguien lo va a pagar y no son ellos, somo nosotros, el pueblo. Esto es como las guerras en la Edad Media, se cabreaban los Caballeros, pero se peleaba el populacho.

En estos eventos, Sánchez saca su versión moderada, su mirada espiritual, su cruce de manos a la altura de sus atributos viriles y parece que fuera a tomar la Comunión. Él es así y así se comporta, mientras que yo, que lo conozco, pienso: "Ya está tramando algo". 

Hay otras noticias que pasan desapercibidas en nuestro entorno, como que FUNDESEM ya tiene plan de viabilidad aprobado por el Administrador Concursal y eso... eso siempre suena a ruina. En la Vega Baja se aprueba la planta solar de la cooperativa Eléctrica Callosina, a ver si viene a bajar los costes de "la luz". El agua sigue siendo una prioridad en nuestra provincia y los recortes del trasvase Tajo-Segura, sin duda, no van a mejorar la situación que ya vemos complicada. Sólo una alianza de movilizaciones junto con Murcia, podrá hacer que se nos oiga, al menos para no ir empeorando la situación.

En Elche se huele la Navidad. El Centro de la ciudad brilla con sus adornos y los ilicitanos, a pesar de las dificultades, están dispuestos a dejarse el presupuesto en estos días, sobre todo porque no sabemos qué pasará después.

Ya hay motivos navideños en todas las casas. En algunas ya está puesto hasta el "Árbol" o el "Nacimiento". Me refugio en los Villancicos, en los de siempre y los más actuales, en los exitosos y en los menos conocidos. He seguido la estela de felicidad que me dejaron mis padres para estas Fiestas y pretendo que mis hijos cojan el testigo y, también, disfruten de ellas y las transmitan a sus siguientes generaciones.

En estos días también vivan apasionadamente.

Como siempre... servidor de ustedes, Sergio Morales Parra