| 08 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Francisco Esteve / Foto: Biblioteca de la UMH
Francisco Esteve / Foto: Biblioteca de la UMH

‘Silbos’ y Paco Esteve

Para el poeta Antonio Hernández, Esteve es “uno de los grandes hernandianos de nuestro país” de cuya “inagotable dedicación” ha sido testigo desde 1983

La Asociación de Amigos de Miguel Hernández acaba de sacar a la calle un nuevo número de Silbos (el 6, de la tercera época), para conmemorar el 41 aniversario de su constitución, y han tenido sus directivos la feliz ocurrencia –justa ocurrencia- de dedicar esta edición a su actual presidente honorario, Francisco Esteve Ramírez, figura esencial en la marcha de la Asociación, pero sobre todo en la práctica sencilla del hernandismo verdadero, generoso, honrado y desinteresado. Cuando el editorial habla de volver a la senda del ejemplo hernandiano, con el espíritu de que “Miguel no es de nadie y es de todos, porque es patrimonio de la humanidad en los documentos del alma poética y en los registros de los valores humanos más nobles” he sentido la satisfacción propia de cuantos, desde hace tiempo –con el ejemplo de Paco-, hemos venido trabajando en esa línea, libres de sectarismos y de intereses espurios.

Pero volvamos a Silbos porque la figura de Paco Esteve ha concitado la presencia en sus páginas de un elenco de autores, un grupo de plumas bien dotadas que difícilmente volverán a coincidir en otra publicación. Me refiero a José Luis Esparcia (actual presidente de la Asociación de Amigos de MH), Antonio Hernández, Ángel Luis Prieto de Paula, Jorge Urrutia, José Luis Ferris, José Carlos Rovira, Aitor L. Larrabide, Jesús Martí Nadal, José Ramón Espiñeira yJesús Díez.

Ofrecemos a continuación un florilegio extraído de los artículos dedicados a Paco Esteve, que inicia Esparcia: “Esteve solo fue un ejemplo de trabajo, generosidad y honradez que, en lo personal, tiene una traducción: amistad; y en lo colectivo, un resultado: gran eficacia en la labor de difusión, en todos los ámbitos, del ejemplo y la obra de Miguel Hernández, especialmente cuando aún era difícil. […] Mucho se podría decir de una persona que ha dado tanto, incluso vida personal, por una causa tan noble, causa que compaginó con otras de carácter social”.

Este número especial de Silbos concluye con una entrevista a Rikardo González, director de la editorial cordobesa Utopía Libros

Para el poeta Antonio Hernández, Esteve es “uno de los grandes hernandianos de nuestro país” de cuya “inagotable dedicación” ha sido testigo desde 1983. Prieto de Paula, escritor y catedrático de la Universidad de Alicante, define al homenajeado como “uno de los apóstoles de Miguel Hernández en los surcos de la biografía. Un apóstol más que un exégeta; un seguidor más que un hermeneuta”. Otro poeta y catedrático emérito de la Universidad Carlos III de Madrid, Jorge Urrutia, cuenta con todo detalle las vicisitudes hasta llegar –gracias a la valentía de Esteve- a la publicación, en noviembre de 1976, de Miguel Hernández: Obra poética completa, editada por Zero-Zyx, al cuidado de Leopoldo de Luis y el propio Urrutia. El escritor y actual director de la Cátedra Miguel Hernández de la UMH, José Luis Ferris, recuerda que Esteve fue el impulsor y primer director de dicha Cátedra, y termina echando mano de los versos de Machado para definirle como “un hombre, en el buen, mejor y más profundo sentido de la palabra, bueno”.

Por su parte, José Carlos Rovira, de larga trayectoria como escritor y catedrático de la UA se refiere a la dedicación de Paco Esteve a la vida académica –su cátedra de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid, sus libros sobre periodismo y sus innumerables trabajos sobre Miguel Hernández- y también al “otro Paco Esteve” dedicado a una “agitación cívica que ha marcado varios jalones en otro itinerario principal”. Hasta el punto de que “los últimos cuarenta años [del hernandismo] no se podrían explicar sin esa actividad personal”.

Aitor L. Larrabide, reconocido estudioso y director de la Fundación Cultural Miguel Hernández, escribe desde el conocimiento y el afecto: “El nombre y primer apellido de Paco Esteve es sinónimo, en el hernandismo, de entusiasmo y lealtad, palabras que no son corrientes en los tiempos que corren. Entusiasmo por la difusión de la vida y obra de Miguel Hernández y lealtad a su palabra y a su compromiso con el tiempo que le tocó vivir”. El director general del Instituto Valenciano de la Juventud, Jesús Martí, afirma que “Reconocer el trabajo de Paco Esteve es un ejercicio de justicia, como lo es destacar su incansable labor para hacer realidad lo que nació como una idea en 1995 y que se ha convertido en el mejor ejercicio de memoria, de enseñanza y de divulgación de la vida y obra de un gran poeta y de un gran ser humano, Miguel Hernández, a través de La Senda del Poeta”. Por último, José Ramón Espiñeira escribe un texto pleno de metáforas que comienza así: “Miguel sedujo a Paco; desde entonces Francisco Esteve no ha querido salir de sus ojos (los de Miguel Hernández). Es una amistad de naturaleza que nació del mundo por simple mutación de un sonido cercano. Esa propiedad de lo eterno efímero, que de forma ancestral, con todos los sentidos, se imbricó en el tiempo”.

Este número especial de Silbos –diseño y maquetación de Laura Esteve Díaz- concluye con una entrevista a Rikardo González, director de la editorial cordobesa Utopía Libros.