| 30 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

El Hospital del Vinalopó activa un protocolo contra el robo de bebés

Las exploraciones y pruebas a los recién nacidos se harán siempre ante la presencia de los padres o algún otro familiar autorizado que acompañe al bebé

| D. Callejas Edición Elche

Con el fin de asegurar y brindar la protección al menor ingresado, el Hospital Universitario del Vinalopó, del grupo sanitario Ribera, cuenta desde hace 5 años con un protocolo para reforzar la seguridad de los bebés. Esta iniciativa tiene como objetivo impedir que se produzcan secuestros de recién nacidos garantizando su seguridad en todo momento durante la estancia hospitalaria. 

El protocolo, que se aplica en todas las áreas materno-infantiles, está activo desde la gestación hasta que el bebé y la madre reciben el alta hospitalaria y refuerza la seguridad de los bebés establecido una serie de medidas específicas para garantizar la correcta identificación de mamás, bebés y personal sanitario.  

 

Entre las medidas, todo niño que se traslade de una unidad a otra debe siempre ir acompañado por uno de los padres, familiares o tutores. En el momento del traslado, el personal de planta pregunta a la madre qué persona acompaña al recién nacido para su desplazamiento, identificándose en presencia de la madre del menor y del profesional encargado del traslado. 

Además, y para evitar que personas externas puedan hacerse pasar por personal sanitario del área materno-infantil, todo profesional que esté o pueda estar en contacto con un menor durante los días de ingreso cuenta con una instrucción específica y única para el trato con menores. El personal sanitario del área de pediatría está entrenado y formado para garantizar todas las medidas de seguridad, de las cuales, hace partícipe a los padres con unas sencillas instrucciones, dándoles a su vez formación para evitar cualquier incidente, dentro del centro, así como, tras el alta hospitalaria, ya que los niños son un colectivo altamente vulnerable.  

 

“Código Rosa” 

En caso de producirse el robo del recién nacido, el tiempo es crítico. Es de vital importancia mantener la mente fría y tomar decisiones rápidas para evitar que el secuestrador abandone el hospital. Por ello, el Hospital Universitario del Vinalopó desarrolló hace cinco años un plan único y personalizado para responder a estos incidentes denominado “Código Rosa” que marca claramente las funciones de los miembros del personal sanitario ante un robo o ante la sospecha del mismo. 

Para garantizar que todo el personal sanitario en contacto con menores, está debidamente entrenado ante esta situación de emergencia, se realizan periódicamente simulacros del mismo, que tienen como objetivo la verificación y comprobación de nuestra capacidad de respuesta ante la sustracción de un niño.