| 09 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Seis exjefes de ETA ordenaron el atentado de la Casa Cuartel de Santa Pola

Los etarras detonaron un potente explosivo que redujo a escombros el edificio, donde asesinaron a un hombre y a una niña de 6 años, el 4 de agosto de 2002

| A. Maestre Edición Elche

La Guardia Civil sostiene que seis integrantes de la cúpula de ETA ordenaron el atentado contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Santa Pola, en el que murió un hombre y una niña de 6 años, el 4 de agosto de 2002, y apunta a que pudo ser en respuesta al proceso de ilegalización de Batasuna.

Estas son las principales conclusiones del informe de 312 folios, al que ha tenido acceso Efe, y que la Guardia Civil ha remitido al juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, que en julio acordó citar como investigados a estos seis exdirigentes etarras tras admitir a trámite una querella de la asociación Dignidad y Justicia.

 

Los seis -Antonio Olarra Guridi, alias Juanvi, Jon, Jokin y Fede; Ainhoa Mugica Goñi, Olga; Félix Ignacio Esparza Luri; Ramón Sagarzazu Gaztelumendi, alias Ramontxo o Txango; María Soledad Iparraguirre Guenechea, Marisol o Anboto, y Mikel Albisu, Mikel Antza- prestarán declaración este lunes por videoconferencia ante el juez por estos hechos.

La Guardia Civil ha elaborado este informe tras el análisis de todo tipo de documentación, como actas de detención, documentos internos intervenidos a miembros de ETA, sentencias judiciales o declaraciones prestadas por miembros de la banda terrorista.

 

Los autores materiales del atentado de Santa Pola, en el que ETA mató a Cecilio Gallego y a la niña Silvia Martínez, fueron Óscar Celarain y Andoni Otegi, condenados en 2012.

El atentado fue reivindicado por ETA en un comunicado en el que advertía que las sedes de la Guardia Civil seguían siendo objetivos militares y reiteraba el aviso de que no metiese a sus familias en los cuarteles".