| 15 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Andrés Pedreño dio las claves de algunos de los temas que se analizan en el libro / Fotos: Torre Juana
Andrés Pedreño dio las claves de algunos de los temas que se analizan en el libro / Fotos: Torre Juana

Los retos y dilemas de la economía digital tienen color alicantino

La Fundación Conexus presenta en Madrid el libro de Luis Moreno y Andrés Pedreño “Europa frente a EE.UU. y China”

| Redacción Orihuela Edición Elche

La presentación en Madrid del libro de Luis Moreno y Andrés Pedreño 'Europa frente a EE.UU. y China. Prevenir el declive en la era de la inteligencia' sirvió para revindicar el liderazgo digital de Europa y su apuesta por la Inteligencia Artificial. La Fundación Conexus eligió para la sesión inaugural de su plataforma 5.0 el tema “Los retos y dilemas de la economía digital”, tomando como punto de partida la citada publicación, nacida en Alicante, que ha tenido una gran acogida. El amplio auditorio de la Fundación Pablo VI acogió unas 350 personas de forma presencial, mientras que otras 150 siguieron el evento a través de la emisión online.

En la primera parte del acto, José Miguel Rosell Tejada, presidente de Comunidad 5.0 de Conexus, entrevistó a Andrés Pedreño sobre algunos de los temas que se analizan en el libro y que ponen de relieve los factores que explican el retraso de Europa en Economía digital con respecto a China y Estados Unidos. Al respecto, Pedreño mencionó la regulación, la inversión en I+D, los ecosistemas de innovación digitales, las startups y sus problemas de escalabilidad, las políticas educativas, la atracción, desarrollo y retención del talento y el papel de las administraciones públicas…

Durante la conversación, el catedrático de Economía Aplicada explicó también que Europa no puede basar en la regulación sus esfuerzos por acortar distancias con Estados Unidos y China.  En su opinión, el Viejo Continente en general, y también España, necesitan “una cultura digital y empresarial” y también que no se confunda la necesidad de educación con la regulación, o un proteccionismo encubierto con la regulación.

En la segunda parte de la sesión se realizó un debate, moderado por el economista y exministro Jordi Sevilla, en el que participaron Miguel Alava (director Amazon Web Services Iberia), Alicia García-Herrero (economista jefe de Asia-Pacífico de Natixis) y Andrés Pedreño (coautor del libro). La charla sirvió para analizar en profundidad los problemas que presenta Europa respecto en la revolución digital que estamos viviendo. Álava quiso dejar claro que los países, regiones o incluso empresas que no se suban a la ola de la innovación tecnológica para competir en un mundo cada vez más incierto se quedarán atrás. Una teoría que se ha venido a denominar “darwinismo digital”.

Otro de los problemas destacados en el debate fue la escalabilidad de las empresas europeas. Los expertos mostraron su acuerdo a la hora de señalar la falta de financiación y de grandes fondos de inversión como uno de los problemas principales. Alicia García Herrero se lamentaba ante este handicap y reconocía la necesidad de crear un mercado, más allá de los bancos tradicionales, que sepa ver el valor “intangible” de algunos proyectos. En este sentido, Andrés Pedreño señaló que los Fondos de Recuperación Next Generation pueden ser un buen instrumento para crear un “ecosistema de financiación”, siempre que no se caiga en errores habituales que suman a la escasa financiación, una financiación poco productiva. Sobre los riesgos asociados al desarrollo de la Inteligencia Artificial, Pedreño habló de un temor que, en su opinión, se ha sobredimensionado: “En España es más fácil donar un riñón que donar datos médicos”, afirmó.

Se resaltó también la necesidad de fomentar la creación de ecosistemas digitales, la urgencia de mejorar la empleabilidad de los egresados universitarios y de un cambio en el sistema educativo que incida en la necesidad de incluir la IA y el pensamiento computacional en todos los ámbitos y desde edades tempranas. Coincidieron en que “Hacen falta 1.000.000 puestos de trabajo STEM, la inversión en inteligencia artificial (IA) el fortalecimiento del I+D especialmente en el ámbito privado, la creación de una cultura fuertemente emprendedora y de ecosistemas con dimensiones relevantes y la modernización del sector público pueden hacer que las cosas cambien”.

Por su parte, Iñaki Berenguer explicaba “Tenemos que desarrollar ecosistemas que propicien la interacción del talento con la inversión” y propuso una formación en inteligencia artificial “incluso en las profesiones humanistas como medida para hacer frente a un mercado global”.

Para Miguel Álava, el almacenamiento en la nube ha permitido democratizar ese tratamiento de los datos. La educación es primordial, hay que educar en pensamiento computacional y en riesgos, una necesidad que no cubre la regulación, según Pedreño. En conexión desde Taipei, Alicia García-Herrero, respaldó la intervención de Andrés Pedreño, puntualizando que “las Universidades europeas y españolas necesitan un cambio”. Y concluyó la charla García-Herrero con un mensaje de optimismo centrado en la humanidad y la creatividad que esconde Europa, dos puntales que pueden crear “un modelo ganador” a pesar del retraso con el que se arranca la carrera.

  1. Perder una batalla crucial. Europa frente a Estados Unidos y China está perdiendo una batalla crucial, para liderar la economía digital y las tecnologías que tendrán más impacto en el crecimiento, en el empleo, en el futuro del planeta, en nuestras vidas…
  2. Sin big tech, unicornios y empresas que escalen. Europa no tiene gigantes tecnológicos que lideren la economía y sean tractores de tecnologías disruptivas y exponenciales: IA, IOT, Computación Cuántica… Europa además apenas tiene unicornios y nuestras startupstienen problemas muy relevantes para escalar.
  3. Regulación ineficiente. El liderazgo tecnológico no se gana con regulación. Especialmente cuando esta regulación es ineficiente. Con frecuencia -y en libro se dan mucho ejemplos- se confunde regulación con educación o regulación con proteccionismo encubierto. La espiral regulacionista desestructura aún

más el mercado único europeo, lo fragmenta y lo debilita. 

  1. Políticas y medidas. Para recuperar el liderazgo digital Europa debe poner foco en políticas específicas:
    • Educación. Hacen falta 1.000.000 de puestos de trabajo STEM y nuestro sistema apenas genera una cuarta parte al año contado todo tipo de formación. Necesidad de introducir el pensamiento computacional en primaria y secundaria.
    • Inteligencia Artificial. Europa debe apostar por la Inteligencia Artificial como tecnología de propósito general, aprovechar los Fondos Europeos Next Generation para liderar esta tecnología en Europa y en el mundo, sobretodo en su aplicación y desarrollo en nuestros sectores productivos más emblemáticos
    • I+D. Hay que fijar objetivos sectoriales enlazados con las necesidades de nuestro país y sobretodo fortalecer el I+D privado.
    • Cultura emprendedora.Las recientes medidas como las del gobierno español en favor de las startups hay que aplaudirlas, pero son insuficientes. Hay que crear una cultura fuertemente emprendedora. La Europa de los funcionarios puede fagocitar a la Europa de los emprendedores. 
    • Ecosistemas. En Europa hay 150 ecosistemas, pero ningún Silicon Valley, incluso miramos con envidia un pequeño país como Israel. 
    • Eficiencia del sector público. En países como España el sector público representa más del 50% del PIB, sin un sector público moderno, tractor, en favor de la economía digital, tendremos restricciones importantes.
  2. Los nuevos fundamentos de la economía digital. Por último, una llamada a los economistas para que se profundice en el funcionamiento de la economía digital. las nuevas generaciones de economistas deben aprender sobre la innovación abierta, la IA y su impacto en los productos y servicios especializados, los nuevos mecanismos de formación de precios, la destrucción masiva de empleo y el potencial de los sectores en el mercado de trabajo, blockchain y su impacto en los mercados financieros, la desintermediación y el propio concepto de dinero