21 de febrero de 2018
DIRECTOR ANTONIO R. NARANJO
El Semanal Digital
30749_Franco_en_Burgos.jpg
El general Franco caminando en compañía del general Mola por las calles de Burgos, unos días antes de su proclamación como Jefe del Estado el 1 de octubre de 1936

FOTOS HISTÓRICAS

1-O, el Día del Caudillo que no paran de reivindicar los independentistas

El cambio de nombre de la plaza de la Constitución de Girona por el de plaza del 1 de Octubre es el penúltimo gesto del independentismo hacia una fecha históricamente vinculada a Franco.

 

La elección del 1 de octubre para el falso referéndum en Cataluña ya dio que hablar por ser esa la fecha que históricamente se ha vinculado con la proclamación de Francisco Franco como jefe del Estado en plena Guerra Civil. De hecho, durante décadas esa jornada se conoció y se celebró como ‘Día del Caudillo’. Pero los independentistas parecen desconocerlo y siguen recreándose en esa fecha de evidentes y simbólicas reminiscencias franquistas, siendo  el penúltimo gesto en este sentido es la decisión del Ayuntamiento de Girona de cambiar el nombre de la plaza de la Constitución de la ciudad por el de plaza del 1 de Octubre.

En ese mismo día pero de 1936, hace pues 82 años, tuvo lugar uno de los acontecimientos que más repercusiones tuvieron para la historia reciente de nuestro país: la llegada al poder del general Franco. Burgos fue el escenario de este hecho, con el país ya ensangrentado por casi tres meses de guerra civil.

El 28 de septiembre de 1936 tuvo lugar en la vieja ciudad castellana una cumbre de los altos mandos del sector del Ejército que se había alzado en armas contra el gobierno de la República y habían constituido una Junta de Defensa Nacional. Con sus más y sus menos, el cónclave de militares había decidido que el general Franco debía ser la cabeza visible del nuevo estado que quería fundarse. A tal fin unos días antes le dieron el título de Generalísimo y en el curso de la reunión se acordó nombrarle jefe del Estado, “mientras dure la guerra”.

 

Portada de 'La Vanguardia', el histórico diario barcelonés, saludando el ascenso de Franco

 

Franco y sus partidarios hicieron valer su peso y esta última condición apareció suprimida en el decreto. “Jefe del Gobierno de Estado” era el título que se le concedía a Franco, añadiéndose la certera apostilla  “quien asumirá todos los poderes del nuevo Estado”.

El Día del Caudillo llegó a tener tanto relieve oficial, que muchos espacios públicos  llevaron ese nombre. Como el Hospital 1 de Octubre de Madrid, que en 1988 cambió a 12 de Octubre

Al día siguiente, 1 de octubre, en una ceremonia solemne celebrada en la sede de la Capitanía General de Burgos, el general Franco fue investido con sus nuevos poderes como Jefe del Estado. Y una de sus primeras decisiones como tal fue enviarle un telegrama a Adolf Hitler informándole del nombramiento.

Fue el título que ostentó durante su dictadura y la fecha del 1 de octubre sería conmemorado oficialmente todos los años como el día de la "Exaltación de Franco a la Jefatura del Estado" o simplemente como "Día del Caudillo", nombre este último extraído de los líderes militares de la Reconquista y que trataba de emular al de Fürher o de Duce.

Tanta importancia se le dio a la fecha durante los años de dictadura, que muchos espacios y edificios públicos de nuestro país llevaron por nombre esa fecha. El más conocido es el del madrileño Ciudad Sanitaria Primero de Octubre u Hospital 1 de Octubre, inaugurado en 1973. Quince años después, en 1988, pasó a designarse 12 de Octubre, en memoria del Descubrimiento de América.

 

Comenta esta noticia