21 de febrero de 2018
DIRECTOR ANTONIO R. NARANJO
El Semanal Digital
18653_eta.jpg

EL CRUEL BALANCE FINAL

10.181 víctimas del terrorismo, 853 asesinatos y 312 sin aclarar

El dolor tiene cifras: más de 10.000 españoles son victimas del terrorismo. El 70% del horror tiene la firma de ETA, responsable de 853 muertes. Un tercio de ellas sigue sin aclararse.

Una cifra descomunal, que atestigua la magnitud del terrorismo en España desde que, hace ya 57 años, se comenzara el recuento: más de 10.000 ciudadanos son considerados oficialmente víctimas del horror, fundamentalmente de ETA, responsable además de 853 muertes, un tercio de las cuales sigue sin haberse aclarado a estas alturas.

Un bebé fue la primera víctima mortal de ETA. Le siguen otras 7.000 más hasta el fin de la crueldad

El Ministerio del Interior ha puesto recientemente de forma oficial cifras al terror en España, después de revisar cientos de expedientes de las 10.181 personas reconocidas como víctimas del terrorismo en todas sus variantes. La banda terrorista ETA ha asesinado a 853 personas y herido a otras 6.389.

Los datos obran en los ficheros de la Dirección General de Atención a las Víctimas, que comienza a contabilizar desde la muerte el 26 de junio de 1960 de María Begoña Urroz Ibarrola, un bebé que fue en 2012 reconocido oficialmente como la primera víctima mortal de ETA.

Echeverría, el último

María Begoña es también la más antigua de la lista de 977 personas que han sido condecoradas con la Gran Cruz de Reconocimiento Civil. El último es Ignacio Echeverría, el español que falleció en el atentado de Londres del pasado 3 de junio cuando se enfrentó con su monopatín a los terroristas. Un total de 1.421 personas han sido indemnizadas económicamente por el Ministerio del Interior.

El Gobierno ha reconocido a 10.181 víctimas, de las que 1.429 son fallecidos y 3.944 secuestrados, amenazados o dañados en atentados. Según ha explicado a EP un portavoz de Interior, se han contabilizado también 4.808 heridos de gran invalidez, parcial o temporal, así como con incapacidad absoluta.

El yihadismo ya ha dejado más de 2.000 victimas, la práctica totalidad procedentes del 11M

El terrorismo de corte yihadista ha dejado 2.108 víctimas en España, de los que 1.997 se registraron en el atentado del 11 de marzo de 2004 en Madrid, la que sigue siendo la mayor masacre terrorista en Europa. El GRAPO dejó 191 víctimas y otros grupos, 640. La acción criminal de ETA queda reflejada en sus 7.242 víctimas.

Las cifras fueron adelantadas parcialmente el pasado 8 de junio por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en un seminario internacional organizado por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT). Entre otros datos, desveló que más de 250 ciudadanos han sufrido atentados terroristas fuera de España.

 

Imagen icónica del horror etarra, el atentado de Hipercor, en Barcelona, el 19 de junio de 1987

 

312 crímenes sin resolver

Es la primera vez que el Gobierno ofrece datos del censo de víctimas del terrorismo, de acuerdo a sus ficheros. Hasta ahora, las cifras eran dispares en lo relativo a ETA. La Oficina de Víctimas de la Audiencia Nacional habla de 864 asesinados, mientras que otros trabajos académicos como el libro 'Vidas rotas' documentaban 858. El Gobierno vasco, por su parte, rebajó la cifra a 849 asesinados.

En el campo judicial tampoco hay cifras oficiales. La Audiencia Nacional ha dictado desde su creación unas 1.500 sentencias sobre ETA, de las que 713 se han referido a atentados mortales, según estimaciones de la AVT, una de las organizaciones que más han reivindicado la importancia de documentar el terror en España.

Justicia y dignidad

En 2011, la Fundación de Víctimas del Terrorismo fijó en 324 el número de víctimas sin autor conocido. A diciembre de 2016, un estudio de la AVT actualizó esta cifra hasta los 312 casos sin resolver, que se corresponden a 245 atentados sin juzgar. En ese periodo de tiempo se han reabierto 20 sumarios y en doce se ha condenado al autor del atentado.

Con esta brutal estadística, la eterna reivindicación de las víctimas -memoria, dignidad y justicia- sigue vigente y, a juicio de al menos tres de los cuatro grandes partidos de España, la necesidad de apoyo y reconocimiento nunca caducará. Otra cosa distinta es que las asociaciones lo perciban así o no. El malestar cíclico suele estar justificado.

 

 

Comenta esta noticia