17 de enero de 2018
facebook twitter
El Semanal Digital
28408_elchicle1.jpg
El Chicle, en una imagen de las redes sociales difundida por él mismo

EL PERFIL PSICOLÓGICO DEL ASESINO DE DIANA QUER

El Chicle, un psicópata consciente

Facebook El Semanal Digital Twitter El Semanal Digital
TAGS: Diana Quer
El asesino de Diana Quer era consciente de lo que hacía, no es un enfermo mental. El análisis psicológico le presenta como un psicópata y, tal vez, un asesino en serie.

 

 

Es simplemente un asesino pero debemos indagar en un perfil y en el origen de semejantes atrocidades. Hay distintos tipos de violadores y violaciones. Un tipo de violación es la circunstancial, como la sucedida en una fiesta o después de la misma, en la que se consume alcohol o drogas.

Además de la persona que ejecuta la agresión también puede la víctima haber ingerido sustancias, consciente o inconscientemente, y así favorecer una situación. No suele acabar con muerte y no es repetitiva. El hecho de que Enrique Abuín, alias El Chicle, hubiese intentado violar e introducir en el maletero de su coche a otra mujer, nos habla de algo repetitivo y de una parafilia o perversión.

Esta parafilia es el sadismo sexual. Presumiblemente hay más víctimas que por vergüenza o miedo a que no las crean no denuncian. Acaso hayan escapado de una situación y teman a este personaje por represalias, amenazas o por su entorno.

La venganza

Traficante de droga, consumidor y con antecedentes de violación ya con una hermana de su expareja. Se ve un rasgo de nula empatía o respeto al otro y por tanto es un psicópata en toda regla. Físicamente no agraciado y denominado por algunos como dientes de conejo. Complejos desde su infancia y traumas y no aceptación de chicas que él desearía. Por eso su venganza en una chica joven, guapa y superior a él.

 

 

No es un enfermo mental, sabe muy bien lo que hace, cuándo y dónde: es un psicópata y quizá en serie

 

Más que el acto sexual lo que busca es dominación a través de la agresividad .Su excitación es la agresividad y por ello va en aumento sin importarle la violencia ni la muerte porque así es el amo. Por supuesto hay mínimos instantes de arrepentimiento para volver a lo mismo. Por supuesto, su familia no se toca. En redes sociales lleva una camiseta con la protección al menor y a su hija.

Su familia es ese escudo de protección que acaso falló en el pasado y que tanto necesita. Por ello, cuando su mujer rompió su coartada, ya nada importaba y descubrió el asesinato de la joven Diana Quer. Es un dolor inmenso para una familia  que desea, como todos nosotros, ingrese en prisión y así cortar de raíz un peligro público que podría convertirse en un asesino en serie.

La dominación

Posiblemente no sólo asesinaría a una mujer sino a cualquier testigo sea hombre, niño, anciano. Mentalmente no existe en ellos la anticipación de las consecuencias porque es irrefrenable el acto de violencia y dominación, de pseudo superioridad. No piensan si serán detenidos ni en el enorme daño a la otra persona.

No es un enfermo mental, sabe perfectamente lo que hace, cuándo y dónde. De nuevo toda una sociedad se ha quedado sin palabras, muda en un día especial como Fin de Año. Un Fin de Año que ha sido el fin de una angustia y el descubrimiento de un enigma pero teñido de sangre y dolor.

 

Comenta esta noticia