17 de enero de 2018
facebook twitter
El Semanal Digital
28417_canis.jpg

"TODA LA CHUSMA ESTARÍA DURMIENDO"

Una plataforma pide que todos los días sean Año Nuevo

Facebook El Semanal Digital Twitter El Semanal Digital
La entidad cívica cree que con esa medida los poligoneros, chonis y canis se quedarían durmiendo todo el día y la convivencia sería mucho más sencilla y tranquila.

 

 

El 2018 ha comenzado con la presentación de una nueva plataforma cívica que recogerá firmas para, mediante una iniciativa parlamentaria que necesita dos tercios y pico del Congreso, declarar que todos los días sean Año Nuevo.

El promotor de la campaña, Francisco Ñazo, cree que de esta manera podría retirarse de la circulación, mejorando la convivencia, a lo que según él es "chusma, con todos los respetos". Y es que a su juicio, el 1 de enero de cada año se produce una situación inédita el resto del tiempo que hay que intentar conservar y extender: "Tú sales a la calle y todos los poligoneros, chonis, canis están durmiendo la mona, no se les ve el pelo y te das cuenta de cómo podríamos estar de bien si siempre fuera así".

Extender a otros colectivos

Aunque Ñazo reconoce que no todos los problemas se arreglarían, cree que sería un buen paso: "Nos quedaría por resolver qué hacemos con los conductores de un Seat León, los dueños de perros, las señoras que ocupan ellas solas una acera de tres metros y los comentaristas de fútbol del bar; pero ya sería un avance importante".

 

 

La Plataforma 'Siempre Año Nuevo' incluso cree que, de manera voluntaria y sin ninguna imposición, la extensión de esa jornada al conjunto del año también mejoraría la salubridad de Twitter y esquivaría en general las declaraciones de Pablo Echenique, Gabriel Rufián o Anna Gabriel. "El día 1 de enero es como si no estuvieran, no dicen ni mú, imagínese que fuera así ya hasta la siguiente Nochevieja".

De momento la Plataforma ha recogido 234.762 firmas y pretende llegar al millón a lo largo del año. "Tampoco descartamos que la Nochevieja sea también Año Nuevo, por lo menos para los compradores de petardos", termina Francisco su conversación con El Pato Cojo.

 

 

Comenta esta noticia