| 06 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Francisco Reynés
Francisco Reynés

La junta de accionistas de Naturgy pendiente de la OPA de IFM

La energética tiene su plan estratégico a la espera de ver qué ocurre con su accionariado. La hoja de ruta de Reynés para 2021-2025 mantiene la estrategia de inversión en renovables.

| R. Martínez Empresa

La OPA del fondo de inversión australiano IFM sobre el 22,7 % de Naturgy centra toda la atención de su junta de accionistas, que se celebra este martes 9 de marzo. Las pérdidas del pasado año parecen incluso diluidas por la operación apoyada por los fondos CVC y GIP (que controlan en conjunto más del 40% del capital) y que han decidido mantenerse en el accionariado de la energética. Esta "jugada" está condicionando los pasos futuros de la compañía. No en el día a día o en la aprobación de los dividendos previstos, pero sí el plan estratégico 2021-2025 que iba a ser presentado en febrero y que, cuando se lanzó la oferta, estaba en la fase final de negociaciones con los accionistas presentes en el consejo.

La opa depende ahora del Gobierno, y si sale o no adelante la estrategia de la empresa energética podría ser diferente en función de ese movimiento en su capital. La cuestión no concierne únicamente a que IFM alcance el objetivo del 22%, es también en qué medida pudiese pactar estrategias con los otros fondos (más del 63% del capital en total). Si bien el tema también sería competencia de la CNMV y de la CNMC, es central para el Ejecutivo. Queda también por conocer la decisión de La Caixa, primer accionista, y que tiene un peso relevante en todo.

Naturgy es una incuestionable empresa energética: por sus posiciones en generación y distribución de electricidad y gas en España. Lo es por el papel que tiene por su relevancia en la transición energética, y por la participación en el gasoducto Medgaz, que une la península con Argelia, y que es básico para el suministro del hidrocarburo. El aumento de la presencia en ese activo fue una decisión del presidente de la compañía Francisco Reynés.

Aunque el Gobierno no quiere dar señales de intervencionismo a los inversores internacionales, priorizará, según medios consultados, el futuro de la compañía, que no se vea afectado. La salida de la ministra de Industria Reyes Maroto de la mesa que analiza la opa, y su sustitución por la vicepresidenta Nadia Calviño, no tiene repercusión, añaden. La decisión es una cuestión de Moncloa y del conjunto del Gobierno, con  la excepción de Maroto.

Reynés reafirmó durante la conferencia de analistas con la presentación de los resultados de 2020 (pérdidas de 347 millones tras ajustar a la baja el valor de activos por 1.363 millones), los objetivos de inversión en renovables, más de 1.000 millones en 2021 en España, Estados Unidos, Australia y Chile para culminar la construcción de proyectos en marcha. Y también la estrategia de rotación de activos para seguir generando valor para los accionistas. Ha sido una de las metas desde que llegó a la presidencia en  2018.

En la junta, Naturgy someterá también a sus accionistas el examen y aprobación de las cuentas de 2020, así como la gestión del consejo de administración durante el pasado ejercicio y de la política de remuneración del órgano rector para los ejercicios 2021, 2022 y 2023. Además, la energética propondrá a su Junta el nombramiento de KPMG como nuevo auditor de las cuentas del grupo para los ejercicios 2021, 2022 y 2023, sustituyendo así a EY, que venía realizando esta labor en los últimos años.