| 17 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Caixabank se blinda frente a los impagos esperados

La entidad ha provisionado más de 1.250 millones de euros para hacer frente a los estragos de la pandemia del Covid-19 y por ello gana un 19% menos en 2020. Sus márgenes son sólidos.

| R. Martínez Empresa

Caixabank ganó 1.382 millones de euros en 2020, una cifra que mejora los guarismos de sus principales competidores, como BBVA, pese a ser un banco mucho más pequeño a nivel global, un aspecto que se ha tornado en ventaja por la menor exposición a riesgos que conlleva. Lo más relevante es que la entidad controlada por la Fundación Bancaria La Caixa ha mantenido los márgenes muy estables a pesar del impacto de la pandemia en el negocio. 

Caixabank ha logrado cerrar 2020 con el volumen de negocio más alto de su historia: 659.332 millones de euros, lo que supone un crecimiento anual del 7,8%. Obtuvo un margen de intereses apenas un 1% menor, y un margen bruto de un 2,3% menos, pero el margen de explotación se incrementó un 34%, ya que en 2019 tuvieron un impacto negativo extraordinario de 979 millones por los costes de la reestructuración. Todo ello quiere decir que, de no ser por la pandemia, la entidad que dirige Jordi Gual habría disparado sus beneficios. 

La entidad que este año se fusiona con Bankia cerró el año con un saldo de créditos dudosos de 8.601 millones, 193 menos que a finales de 2019, reduciendo su tasa de morosidad al 3,3%. Las medidas de ayuda a empresas y familias explican este comportamiento en 2020. Las moratorias hipotecarias y crediticias y los préstamos ICO han impedido miles de impagos, pero estas medidas son difícilmente sostenibles mucho más tiempo. 

El banco que dirige Gonzalo Gortázar ha tenido también un gran comportamiento de su negocio principal, que se ha mantenido con una escasa caída del 0,1% y se ha situado en los 8.310 millones, una evolución mejorada sobre todo por la recuperación del tercer trimestre. El volumen de depósitos creció a un ritmo del 8,1%, hasta los 415.408 millones de euros. Además, los ajustes planificados en 2019 han permitido un ahorro de costes de personal del 4% en 2020. 

Pese a la complejidad del entorno, CaixaBank ha mantenido un elevado ritmo comercial y de actividad recurrente, con una mejora generalizada de las cuotas de mercado y un crecimiento de la vinculación de clientes, que ha aumentado 2,2 puntos porcentuales en el año, hasta el 64,3% sobre el total de clientes. Sigue líder en banca digital con 7 millones de usuarios.

CaixaBank quiere hacer uso de la capacidad para repartir dividendos con cargo al ejercicio 2020, después de que el Banco Central Europeo habilitara esa petición limitada a un máximo del 15% de los beneficios conjuntos obtenidos por la entidad y Bankia. Pagará a sus accionistas 0,027 euros brutos por acción en el segundo trimestre del año, decisión que deberá proponer a la próxima junta general de accionistas.