| 28 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Josu Jon Imaz, Consejero delegado de Repsol
Josu Jon Imaz, Consejero delegado de Repsol

Repsol se "hace de oro" con la subida de los combustibles

La petrolera que dirige Antonio Brufau cerró 2021 con unas ganancias récord de 2.499 millones y vuelve a niveles pre Covid impulsada por la imparable escalada de las materias primas.

| ESdiario Empresa

El grupo presidido por Antonio Brufau se ha valido de la subida del petróleo para dejar atrás los ‘números rojos’ que llevaba acumulando ya dos años debido a los fuertes ajustes que se vieron obligados a realizar para intentar dar una vuelta a la estrategia de la compañía y tratar de convertirse en una compañía neutra en carbono en 2050. Las ganancias de 2021 de hecho hasta superan los 2.341 millones de euros ganados en 2018, que ya eran sus mayores ganancias en la última década.

El resultado neto ajustado, que mide el desempeño de los negocios, alcanzó los 2.454 millones de euros en 2021, frente a los 600 millones de euros del ejercicio anterior, superando además los 2.042 millones obtenidos en 2019, último ejercicio antes de la crisis del Covid-19. Basta ver el desempeño de la energética en el último tramo del año, con un resultado neto ajustado de 872 millones de euros en el último trimestre, para comprender que 

Este nivel de ganancias que son superiores a los niveles previos a la pandemia, tanto en resultados como en la generación de caja de los negocios, ha permitido una reducción de la excesiva deuda neta que tenía la compañía como pone de manifiesto el consejero delegado del grupo, Josu Jon Imaz, que quiere aprovechar la coyuntura para dar un impulso al Plan Estratégico 2021-2025. Repsol la redujo en más de 1.000 millones de euros a lo largo del pasado año -un 15% respecto a 2020- situándose a cierre de 2021 en 5.762 millones de euros.

El consuelo es que esta nueva posición financiera, junto con la mejora del entorno de precios de las materias primas, han permitido a Repsol mejorar la retribución a sus accionistas con una propuesta de elevar el dividendo en efectivo un 5%, hasta los 0,63 euros por acción este año, que se someterá a la aprobación de la Junta General de accionistas, junto con una reducción del capital social de 75 millones de acciones, equivalente al 4,91%.