| 21 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

El exceso de regulación en el Reino Unido destruye a las eléctricas

Las empresas del sector eléctrico inglés están sometidas a tal exceso de limitaciones y trabas por parte de Ofgem, el regulador, que el país se enfrenta a serior problemas energéticos.

| Francisco Pérez Empresa

La influyente columna Lex del Financial Times ha sugerido que el regulador energético del Reino Unido, Ofgem, ha sido responsable de crear muchos problemas durante la crisis energética.
Un artículo publicado hoy (16 de diciembre) da a entender que las políticas del regulador han sido en parte responsables de la quiebra de hasta 50 proveedores de energía del Reino Unido, lo que ha dejado a los hogares con una deuda de 2.600 millones de dólares por cubrir.

La columna afirma que tanto Ofgem como el Gobierno británico han tenido un papel en la crisis energética del Reino Unido. Cita las iniciativas populistas, como el tope de precios introducido bajo el gobierno de Theresa May, y la debilidad de Ofgem como las principales razones de los fracasos.

El autor afirma que el impulso para aumentar el número de proveedores en los últimos años, sin los controles necesarios, ha provocado que muchas empresas fracasasen. Ahora Ofgem ha pedido más poderes, pero el FT es escéptico sobre sus nuevas propuestas.

Ofgem ha sugerido un nuevo contrato fijo de seis meses para 15 millones de hogares británicos con protección de precios. Otra sugerencia consistiría en reajustar los precios cada trimestre.

Pero el FT señala que las nuevas políticas para proteger a los proveedores y a los clientes - al mismo tiempo que se suavizan los baches en los precios al por mayor - no serían fáciles de lograr. En definitiva, no creen que las nuevas propuestas de Ofgem funcionen.

El artículo llega incluso a decir que el CEO de Ofgem, Jonathan Brearley, ha sido poco sincero. A principios de esta semana, el CEO pidió una regulación más estricta para proteger a los hogares de las pequeñas compañías que no tienen balances sólidos. Pero el FT señala que, en realidad, Ofgem fomentó la entrada en el mercado de este tipo de empresas.

Las nuevas propuestas de "test de estrés" de los proveedores de energía implicarían un trabajo minucioso, y el FT no cree que Ofgem tenga la experiencia necesaria. Para concluir, dice que Ofgem debería olvidarse de intentar ser un regulador financiero, y debería trabajar en cambio para convertirse en un regulador energético eficaz.