| 03 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Iberdrola pone en marcha el mayor proyecto medioambiental de Portugal

Tras una inversión de más de 1.500 millones, la principal gigabatería hidroeléctrica de Europa es un ejemplo de eficiencia energética y economía circular que generará más de 20 mil empleos.

| Rodrigo Martínez Empresa

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, acompañado del primer ministro de Portugal, António Costa, ha inaugurado hoy la gigabatería hidroeléctrica de Tamega (Portugal), el principal proyecto de estas características en Europa. Con un plazo de ejecución de ocho años, este macro complejo hidroeléctrico se encuentra a escasos kilómetros de la frontera con Galicia y ha tenido una inversión superior a los 1.500 millones de euros.

El complejo hidroeléctrico de Alto Tamega está conformado por tres embalses y, gracias a su capacidad de bombeo reversible, es capaz de almacenar energía para poder utilizarla cuando más se necesite. Se presenta como el mayor proyecto de creación de energía limpia de la historia de Portugal y es un hito internacional en el ámbito de la tecnología, la obra civil y la inversión medioambiental.

La gigabatería supone la construcción de tres presas y tres centrales (Gouvaes, Daivoes y Alto Tamega) con una capacidad conjunta de 1.158 megavatios (MW), lo que supondrá un aumento del 6% de la potencia eléctrica total instalada en el país.

El complejo será capaz de producir 1.766 gigavatios hora (GWh) al año, suficiente para satisfacer las necesidades energéticas de los municipios vecinos y de las ciudades de Braga y Guimaraes (440.000 hogares). Además, esta gran infraestructura renovable tendrá capacidad de almacenamiento suficiente para dar servicio a dos millones de hogares portugueses durante un día entero.

El proyecto cuenta con la financiación del Banco Europeo de Inversiones (BEI). En julio de 2018, la entidad entregó a Iberdrola 500 millones de euros, los primeros de los 650 millones aprobados en total para financiar este desarrollo.

El proyecto tiene además recogidas, en su Declaración de Impacto Ambiental (DIA), diversas medidas de compensación de sistemas ecológicos, como la reforestación de más de 1.000 hectáreas, la plantación de 17.000 alcornoques o acciones para mejorar las poblaciones de fauna protegida existente en el entorno.

Además, al proyecto se le sumará la futura construcción de dos parques eólicos ligados a la gigabatería, que convertirán al complejo en una planta de generación híbrida y cuya potencia final se estima que alcanzará 300 MW, por lo que será uno de mayores proyectos eólicos de Portugal.

Una apuesta renovable en crecimiento

Iberdrola acelerará su apuesta por las renovables en Portugal impulsando sus inversiones en los próximos años con 3.000 millones€ adicionales para crecer en eólica y solar, según anunció Ignacio Sánchez Galán, que reafirma también su apuesta por ese país debido al «entorno de estabilidad jurídica y buen diálogo logrado por el Gobierno en los últimos años».

En el actual contexto de crisis energética en Europa por las tensiones con Rusia tras la invasión de Ucrania, el presidente de Iberdrola destaca que esta infraestructura evidencia que «las dos grandes metas» de la política energética, la independencia energética y la descarbonización, «son perfectamente compatibles siempre y cuando se trabaje en la electrificación del sistema económico y productivo».

Este esfuerzo inversor en renovables de 3.000 millones de euros más permitirá a Iberdrola avanzar en el impulso en Portugal de eólica y solar ya en desarrollo o construcción por hasta 3.000 megavatios (MW), en un mercado clave para la eléctrica.

Galán destacó que «el desafío» de la independencia energética y la descarbonización exigirá unas «enormes inversiones en un complejo» panorama económico, por lo que agradeció a Costa su «implicación» para permitir a Portugal contar con «una planificación y un entorno normativo previsible», así como con una «agilidad en los procedimientos» para abordar ese crecimiento en renovables.

Dentro de este nuevo impulso a las renovables en el país luso que dará Iberdrola, Galán enmarcó el desarrollo de los 450 MW eólicos que hibridará en este proyecto de Támega y el desarrollo de otros 2.500 MW de solar fotovoltaica en todo Portugal.

Además, el presidente de la energética señaló la apuesta de Iberdrola por el desarrollo de la eólica ‘offshore’ -en el país luso especialmente la marina flotante-, tecnología en la que el grupo es líder mundial, y el hidrógeno verde en Portugal. «El final de un viaje es solo el inicio de otro viaje», dijo Galán, parafraseando al escritor luso José Saramago en referencia a la ambición de la eléctrica en el país.

Por su parte, el primer ministro de Portugal, António Costa, expresó su agradecimiento a Iberdrola como «un socio fundamental» en el desarrollo de renovables y aseguró que esta apuesta de la energética por el país se ampliará a la eólica marina flotante, donde Portugal tiene con un ambicioso plan para desarrollar capacidad por al menos 10 gigavatios (GW) al final de la década, y al hidrógeno verde.

Asimismo, Costa subrayó que la apuesta por las renovables de Portugal le ha permitido tener una dependencia "cero" de Rusia y subrayó que los 17.000 millones pagados a lo largo de estos años por los consumidores lusos en su recibo para invertir en renovables les ha permitido ahora gozar de esta posición.

«Vamos a ser solidarios, pero la solidaridad significa también que no vamos a hacer pagar a los portugueses para compensar el atraso en el que otros se colocaron cuando podían haber hecho una inversión en renovables de 17.000 millones que nosotros sí que hicimos», dijo.