| 24 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Carles Puigdemont y el Rey Felipe, en una imagen de archivo.
Carles Puigdemont y el Rey Felipe, en una imagen de archivo.

Puigdemont calienta la visita del Rey Felipe a Barcelona con un tuit provocador

El expresidente de la Generalitat tuitea contra el Monarca y le dice lo que tiene que hacer para "ser bien recibido en Cataluña". Los independentistas preparan el recibimiento más hostil.

| ESdiario España

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha afirmado que el rey "será bienvenido" cuando "pida perdón" por su papel durante el pasado mes de octubre frente a la situación de Cataluña.

Puigdemont ha hecho este comentario a través de su cuenta de Twitter después de que el presidente del Parlament, Roger Torrent, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, además de otros altos cargos de la Generalitat, hayan decidido ausentarse en la recepción oficial que ofrecerá hoy el monarca en Barcelona con motivo del Mobile World Congress, tal y como les ha contado ESdiario.

"El rey Felipe VI será bienvenido a la República de Cataluña como máxima autoridad de España cuando pida perdón por su papel inconstitucional el pasado mes de octubre", ha escrito el expresidente catalán en su cuenta de Twitter.

El cesado president de la Generalitat, ahora huido en Bruselas,ha hecho así alusión al discurso del Rey Felipe VI del pasado 3 de octubre, dos días después de la celebración del referéndum del 1-O suspendido por el Tribunal Constitucional.

La visita del Monarca

El Rey presidirá este domingo la cena oficial de inauguración del Mobile World Congress (MWC), en la que será su primera visita a Cataluña después del 1-O.

El congreso anual de telefonía móvil es una cita fija en la agenda de Felipe VI, pero este año tiene la particularidad de que se celebra sin que se haya formado Govern en Cataluña tras las elecciones de diciembre y en plena aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Por parte del Gobierno central asistirán la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría; el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, y el secretario de Estado de la Sociedad de la Información y Agenda Digital, José María Lassalle, así como el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo.

También asistirán la alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), Núria Marín, y los máximos responsables de GSMA, la organización que impulsa el congreso.

Sin embargo, ha habido representantes políticos que han anunciado que no asistirán a la cena como protesta por la postura del Rey tras el referéndum del 1-O, como es el caso del secretario de Telecomunicaciones de la Generalitat, Jordi Puigneró; el de Empresa y Conocimiento, Pau Villòria; y el de Empresa y Competitividad, Joan Aregio, así como el líder de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Alfred Bosch.

La última vez que el Rey viajó a Cataluña fue el pasado agosto, para participar en la manifestación de repulsa por los atentados de Barcelona y Cambrils y visitar a los heridos.

Tanto el Rey como el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, fueron recibidos con pitidos y gritos en esa marcha de protesta, en un momento en el que el proceso independentista empezaba a tomar velocidad de cara al 1-O.

Felipe VI vuelve a Barcelona después de haber mantenido una postura firme en defensa de la legalidad y la Constitución tras el 1-O; dos días después, el Rey transmitió su primer mensaje extraordinario a los españoles, un discurso en el que acusó al Govern de haber incurrido en una "lealtad inadmisible".

"Ante esta situación de extrema gravedad", dijo el Rey en su mensaje televisado, "es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones".

El Rey volvió a aludir a Cataluña en su mensaje de Navidad, días después de las elecciones del 21-D, y llamó a los parlamentarios electos a emprender un camino que no lleve "de nuevo al enfrentamiento o a la exclusión", sino a recuperar "la serenidad, la estabilidad y el respeto mutuo".

Sexto año

Con su presencia, el Rey confirma su apoyo a un evento que este año contará con más de 2.300 expositores y más de 170 delegaciones internacionales, y se estima un impacto económico de 471 millones de euros y 13.000 empleos temporales, según cálculos del consejero delegado de la asociación impulsora, GSMA, John Hoffman.

Será el sexto año que tiene lugar este encuentro con representantes políticos y económicos de alto nivel y el segundo en el Palau de la Música; en 2016 se celebró en el Liceu, y en 2015 en el Palacio de Pedralbes de Barcelona.

Esta cena previa al congreso se instauró cuando Barcelona se convirtió en Mobile World Capital, y hasta 2014 se organizaba en el Palacete Albéniz, inmueble dedicado a alojar a la Familia Real en sus visitas a Barcelona.