26 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Pedro Sánchez y Miquel Iceta.

Iceta intenta quedarse con los votos de Cs con una trampa a los votantes

El líder del PSC dice que no habrá "tripartito", mientras Pedro Sánchez estrecha sus lazos con los independentistas de ERC gracias a los Presupuestos y la 'Ley Celáa'

| C. Novo España

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha consolidado en las últimas semanas sus lazos con los partidos que permitieron su investidura el pasado mes de enero: entre ellos, los herederos políticos de ETA, EH Bildu. Pero también el partido cuyo líder está actualmente cumpliendo condena por haber coliderado el golpe de Estado que el independentismo intentó dar en Cataluña el 1-O de octubre de 2017: ERC.

Los escaños de ERC, al igual que los de la formación de Arnaldo Otegi, han sido determinantes -gracias a los buenos oficios del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias- para que Pedro Sánchez pueda sacar adelante sus primeros Presupuestos Generales del Estado desde que llegó a la Moncloa en junio de 2018 tras desalojar al popular Mariano Rajoy mediante una moción de censura que, precisamente, también fue respaldada por los independentistas catalanes.

 

ERC también ha respaldado la reforma educativa de la LOE, la polémica Ley Celáa, gracias a que ha conseguido de Sánchez que el castellano deje de ser lengua vehicular en los colegios catalanes. Y, además, ahora está a punto de conseguir del inquilino de la Moncloa una "armonización fiscal" para freír a más impuestos a los madrileños.

Con este contexto madrileño, la lógica política dicta que tras las elecciones catalanas previstas para el próximo 14 de febrero y que llevarán -según los sondeos- a la victoria a ERC, el PSOE correspondan al apoyo de los independentistas en Madrid respaldando que el candidato de Esquerra sea el que esté al frente de la Generalitat.

La fórmula de esta alianza en Cataluña no está clara aún -un apoyo externo desde el Parlament o un Govern de coalición- pero el líder del PSC, Miquel Iceta, ha lanzado este fin de semana un cebo para los constitucionalistas, especialmente a los votantes de Ciudadanos, que pasará de haber sido la fuerza más votada en esta región en las últimas elecciones autonómicas a un auténtico batacazo en línea con el que se llevaron los naranjas en las últimas elecciones generales, cuando pasaron de 57 diputados a tan sólo 10.

En una entrevista de El Mundo , Iceta ha avisado de que si el independentismo vuelve a sumar, volverán a gobernar juntos JxCat y ERC: "Que nadie tenga ninguna duda. Y serán cuatro años más de pérdida de tiempo".

Pero ha opinado que el independentismo no superará el 50% de los votos, y ha afirmado que "hay motivos para pensar que en las elecciones se puede obtener un resultado diferente al que indican los sondeos".

Ha defendido las alianzas de los socialistas con ERC y Cs -"Somos el único partido que pacta con todos"-, pero ha rechazado un tripartito con ERC y los comuns.

"Con quien quiera la independencia o un referéndum de independencia no pactaremos. Y ERC dice que no pactará con nadie que no sea independentista", ha dicho.

Sobre el pacto entre ERC y el PSOE para los Presupuestos Generales del Estado (PGE), ha considerado que es bueno para la gobernabilidad de España y para Cataluña: "No vamos a renunciar a lo que somos por pactar con ellos".

 

La opinión de Iceta sobre la 'Ley Celáa'

Preguntado por el aval del Gobierno a eliminar el castellano como lengua vehicular con la Ley Celaá, ha valorado como "absurda" la polémica que ha generado.

"En este debate todos ponemos mucha carga en las palabras. Nosotros queremos poner la carga en los resultados, en garantizar que la ley se cumpla y todos los alumnos acaben la escolarización obligatoria dominando" el catalán y el castellano.

A favor de los indultos a los golpistas del 1-O

Iceta ha asegurado que conceder indultos a los presos independentistas permitirá superar una herida, en sus palabras: "El Estado ya ha demostrado su poder y el imperio de la ley. Ahora puede ser este el camino o el de la reforma del Código Penal para rebajar las penas por sedición".

 

Y en cuanto a un referéndum, ha defendido "votar un acuerdo, no una división", por lo que ha planteado la posibilidad de un nuevo Estatut para Cataluña.