| 03 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Gabriel Rufián, en el Congreso en la escena de la impresora.
Gabriel Rufián, en el Congreso en la escena de la impresora.

Sorpresa total: cazamos el relato porno gay de Gabriel Rufián, su hobby oculto

¿Saben a qué dedica el mucho tiempo libre que parece tener el diputado independentista más polémico del Congreso? Pues a escribir con soltura, y no precisamente proclamas soberanistas...

| David Lozano España

Desde luego que el diputado que deja a menos gente indiferente del Congreso de los Diputados, el parlamentario independentista de ERC, Gabriel Rufián, no deja de sorprendernos pero esta vez parece haber puesto el listón muy alto: el dirigente republicano ha participado en el libro de relatos eróticos que ha editado Jotdown, en una antología titulada muy gráficamente Tócate.

Rufián escribe un corto relato, que narra un encuentro homosexual, llamado Fraternidad. Y aquí, es ESdiario, vamos a hacer una selección de lo que se puede reproducir de este insólito texto para un diputado, hasta ahora desconocíamos una afición similar en el hemiciclo. Así, el de ERC comienza: 

Ahora, sonríe él. Incapaz de mantener su mirada directa, me refugio en la imagen que el espejo me revela: su desnudez. No hay respuesta física ante el estímulo de esta visión y es él quien reacciona a mi inmovilismo atrapando con su dedo uno de los rizos que se enroscan en mi barba. Estira obligando a mi cabeza en un movimiento descendente con el fin de retomar el contacto visual. Estoy perdido. 

Y prosigue su caliente texto: Celoso, observo cómo toma una actitud protectora, casi paternal; le acaricia la nuca recién rasurada. Rendido se da a mi compañero

Para ir subiendo el tono poco a poco el tono: Caen. El frío suelo no detiene la pasión exaltada. Contemplo el nudo de los cuerpos derbordados de excitación. Los intuyo erectos bajo sus pantalones. Sujetos sus cuellos. Obligo a sus cuerpos a una posición cuadrúpeda. Unos ojos aguamarina se giran para mostrar su disconformidad pero aprieto asfixiante mi mano y mi fogosidad le subyuga. Sucumbe. Alterno dominante y disfruto rasgando las cavidades ofrecidas.

Desconocemos si este es el primer paso de Rufián para dedicarse a la literatura. Sobre su talento artístico no vamos a opinar, eso es tarea de ustedes, que al fin y al cabo son los lectores.