| 01 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Lastra en la reunión de la Ejecutiva del PSOE este lunes.
Lastra en la reunión de la Ejecutiva del PSOE este lunes.

Sánchez pone el Congreso del PSOE en octubre y abre la vía para echar a Susana

El presidente impulsará la renovación definitiva del partido en el 40 cónclave, que dará paso a los congresiones regionales con la vista puesta en Andalucía y sus autonómicas de 2022.

| M.B España

Los socialistas volverán a discutir su estrategia interna en octubre. Y pese a que el PSOE andaluz había reclamado este mismo lunes "aplazar" el XL Congreso Federal del PSOE por la pandemia, Ferraz ha dado luz verde a la convocatoria de su cónclave nacional en este mismo 2021. Será cuando vuelvan a medir sus fuerzas los escasos críticos a Pedro Sánchez y cuando se compruebe si el inquilino de La Moncloa da la puntilla a Susana Díaz.

Es una batalla pendiente que ninguno de sus protagonistas esperaba activar tan pronto. Pero en el PSOE reviven los viejos fantasmas, tras la decisión de la cúpula orgánica de Pedro Sánchez en Ferraz de comenzar a moverle la silla a Susana Díaz. 

El número dos del PSOE de Andalucía, Juan Cornejo, ha defendido este lunes que "lo razonable" sería "aplazar" la fecha de celebración del próximo Congreso federal del PSOE que debería organizarse este año 2021 si se sigue el calendario ordinario, debido a la "situación excepcional" que se vive actualmente como consecuencia de la pandemia de la Covid.

 

Pero escasas horas después, Ferraz ha desoído al antaño poderoso socialismo andaluz y ha decidido imponer su criterio y ha decidido, en su primera reunión de este año, que su próximo Congreso se celebre en la segunda quincena de octubre, con el objetivo de que pueda ser mayoritariamente presencial.

Esta es la propuesta que va a trasladar Pedro Sánchez al Comité Federal ordinario que se celebrará de forma telemática el próximo 23 de enero. De este modo, la previsión es que el calendario precongresual se inicie a primeros de septiembre.

Justo antes de conocerse las intenciones del líder, la mano derecha de Susana Díaz ha querido dejar claro que la federación socialista andaluza hará "lo que acuerde la dirección" federal del partido y lo va a "apoyar, como siempre hemos hecho", pero también ha incidido en señalar que "lo razonable en estos momentos es que los tiempos ordinarios del Congreso no se puedan cumplir por la evolución de la pandemia".

"Parece razonable, probable, que se produzca un aplazamiento" del Congreso Federal,  ha subrayado  Cornejo, que ha añadido que eso traería consigo un aplazamiento también del congreso del PSOE-A, que, según los Estatutos, debe celebrarse "dentro de los 90 días posteriores a la celebración del Federal", según ha detallado.

El secretario de Organización de los socialistas andaluces ha insistido en que "parece razonable que los tiempos van a ser otros, y todo ello dependiendo de la evolución de la pandemia y en las condiciones en las que podamos celebrar un congreso con todas las garantías y lo que significan los derechos de los afiliados para poder ejercer libremente sus intenciones, voluntades".

En cualquier caso, sobre el próximo congreso del PSOE-A, Cornejo ha señalado que Susana Díaz "se ha manifestado al respecto" de sus intenciones de cara a volver a optar a liderar la federación andaluza.

"Ella dijo que se iba a presentar a las primarias, pero que ahora no era el momento, que estaba centrada en el problema de los ciudadanos y la situación que estamos viviendo", según ha abundado Cornejo en referencia a Díaz, de quien ha confirmado que "se presentará" a las primarias, al tiempo que ha animado a quien "quiera presentarse" también a "que se presente".

La renovación pendiente

La celebración del 40 Congreso desencadenará a continuación los respectivos congresos regionales, entre ellos, el de Andalucía, donde el PSOE sigue en manos de Susana Díaz.

Sánchez llegará a este nuevo Congreso en una situación radicalmente opuesta al anterior, cuando logró vencer a Díaz en contra de los pronósticos, tras haber sido descabalgado por la dirección socialista, por su negativa a permitir con su abstención la investidura del Mariano Rajoy en octubre de 2016.

En estos cuatro años ha logrado hacerse con el control del partido y aplacar las críticas internas de los barones que entonces apoyaron a la dirigente andaluza, como el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, o el de Aragón, Javier Lambán.

No obstante, el acercamiento del Gobierno a ERC en estos últimos meses y el apoyo de Bildu a los Presupuestos han despertado los recelos y el malestar en algunos sectores, al que han puesto voz algunos de esos barones y también históricos socialistas como Felipe González.