| 03 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez, entre Abascal y Casado
Pedro Sánchez, entre Abascal y Casado

Disgusto para Sánchez en plena "fiesta" en Valencia: PP y VOX le arrasan juntos

La firma GAD3 difunde el sondeo que no quiere ni oír el PSOE: Sánchez no lograría seguir en La Moncloa ni siquiera con el apoyo extra de Bildu, la CUP y Puigdemont.

| Yolanda Lorenzo España

La "fiesta" de Pedro Sánchez en Valencia, donde este domingo clausura un Congreso Federal destinado a reforzar su liderazgo plenipotenciario, va a tener un broche amargo: Pablo Casado sería hoy presidente del Gobierno si hubiera Elecciones Generales, en la que sumaría la ansiada mayoría absoluta si sumara los escaños propios a los de VOX, que sigue muy fuerte.

Ése es el pronóstico de GAD 3 en su encuesta dominical para ABC, muy en la línea de todos los estudios demoscópicos que se difunden desde hace meses a excepción de los "cocinados" por el CIS de Tezanos, cuyas sospechas de estar manipulados han provocado incluso la imputación del responsable de la institución.

En el sondeo, Pablo Casado obtendría 125 diputados, con un ligero retroceso con respecto al verano, por 51 de Santiago Abascal, que sube significativamente desde la misma fecha: entre ambos alcanzarían los 176 escaños necesarios para juntar la mayoría absoluta en el Congreso, e incluso dos más si a esa hipotética alianza se le añadieran las dos actas de un Ciudadanos definitivamente en caída libre.

 

Por contra, Sánchez no tendría ninguna opción de repetir en La Moncloa ni aun reeditando la llamada "coalición Frankenstein": entre el PSOE, Podemos, ERC, Bildu y el PNV no suman las cifras necesarias para lograr una investidura, lo que colocaría al actual presidente en una situación histórica: descontando la breve legislatura de la moción de censura, sería el único incapaz de renovar cuatro años tras agotar su primer ciclo.

Todo ello se deriva del castigo en las urnas que, según GAD 3, acumulan tanto el PSOE cuanto Podemos: entre ambos se dejan por el camino 28 diputados, confirmando un fenómeno que en realidad no es una novedad. Porque Sánchez, pese a gobernar con "espíritu de rodillo", es el presidente con menos parlamentarios propios de la historia socialista, hasta el punto de que con su número de escaños actual su predecesor, Alfredo Pérez Rubalcaba, presentó su dimisión como secretario general.

Ni juntando los 45 diputados de todo el nacionalismo y el resto de partidos, PSOE y Podemos logran los 176 diputados necesarios

En la foto del momento, Sánchez baja de 120 actas a solo 103, lo que unido a los 24 de Podemos (once menos que en la actualidad) arroja una suma de 127, apenas dos más que lo logrado por el PP en solitario.

Ni siquiera incorporando a la coalición de Gobierno a los 45 diputados de todos los partidos separatistas vascos, gallegos y catalanes, la CUP y Junts incluso, más Teruel Existe, Coalición Canaria, Más Madrid y los cántabros de Revilla, le saldrían las cuentas a Sánchez: en su mejor hipótesis, que lograra el casi imposible apoyo de todos ellos, no pasaría de los 172 votos.

Clima de victoria

En el PP son conscientes de la tendencia positiva, según explican fuentes del partido a ESdiario, que reconocen que todos los estudios electorales externos e internos recogen "la movilización del centroderecha" en España y los mejores presagios para Pablo Casado.

 

Pero también asumen que la demoscopia es más imprevisible que nunca y que, en los dos años que calcula quedan de legislatura, "muchas cosas pueden cambiar". Nadie se confía, y ello sin entrar en la compleja relación entre el PP y VOX, marcada ahora por la tensión pero, creen, más estrecha cuando llegue el momento.

Las Elecciones Andaluzas, previstas en principio para diciembre de 2022; y las Autonómicas y Municipales, en mayo de 2023, será el termómetro definitivo de la temperatura electoral en España.

Y ahí, la información interna que maneja el PP es muy positiva también. Tanto como para que en Moncloa ya estén estudiando cómo estirar la legislatura hasta enero de 2024, pese a que técnicamente las Generales deberían celebrarse en noviembre de 2023.