| 19 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Rajoy tendrá menos ataduras que en 2011.
Rajoy tendrá menos ataduras que en 2011.

Rajoy perfila un Gobierno "pata negra" del PP con muchas caras nuevas

En 2011 la crisis obligó a Rajoy a conformar un equipo más técnico de lo que le habría gustado. Esta vez podrá quitarse el corsé. La confección de las listas ha sido la antesala.

| Ana Isabel Martín España

Los movimientos entre bambalinas de Miguel Temboury, subsecretario de Economía y Competitividad, para postularse como ministro en lugar de Luis de Guindos en caso de una segunda legislatura de Mariano Rajoy no han pasado desapercibidos en el Partido Popular.

Los tecnócratas del Gobierno como Temboury han empezado a agitar las aguas mediáticas al final de la legislatura para recordarle al presidente el papel que han jugado durante esos cuatro durísimos años.

Algunos ya no están, como Jaime Pérez Renovales, subsecretario de Presidencia hasta junio -cuando volvió al Banco Santander-, mano derecha de Soraya Sáenz de Santamaría y cerebro de la reforma de las administraciones públicas llevada a cabo este mandato. Otros muchos firmarían por seguir más allá de diciembre. Y por ascender ya no digamos.

Pero no habrá lugar. Aunque esté en modo campaña, Rajoy ya tiene claras algunas ideas para su nuevo Gabinete en caso de ser reelegido presidente, que está convencido de que lo será. Una de ellas es que la vicepresidenta seguirá a su lado en un Consejo de Ministros en el que también quiere contar con María Dolores de Cospedal.

La otra, según le cuentan a ESdiario, es que esta vez su Gobierno será pata negra popular. Cien por cien PP. Porque el partido tiene banquillo de sobra, como él mismo ha querido demostrar en la confección de las candidaturas al Congreso y al Senado, donde ha primado la experiencia en la gestión pública.
 
No en vano en ellas además de ministros hay exalcaldes, exconsejeros... Ésa, la de las listas, es la antesala. Así pues, todas las miradas se dirigirán al Grupo Parlamentario Popular llegado el caso. Además en el PP se da por hecho que entre los ministros habrá una auténtica renovación de caras y no meros retoques.

En 2011 los rigores de la crisis obligaron a Rajoy a conformar un equipo más técnico de lo que le habría gustado; una situación que fue enmendando en la segunda mitad de la legislatura con movimientos como la entrada en el Gobierno de Alfonso Alonso o la sustitución del abogado del Estado Leopoldo González-Echenique como presidente de RTVE por José Antonio Sánchez, expresidente de Telemadrid.  

Rajoy ha lamentado en público y en privado en muchas ocasiones que la situación de amenaza de quiebra que se encontró al llegar a La Moncloa fue como llevar un corsé desde el primer momento. Le condicionó para formar su Gobierno y le impidió hacer política durante mucho tiempo. 

Ahora ya no tiene ese corsé, y prueba de ello es que las dos primeras bajas del Ejecutivo que se han anunciado son precisamente las de los dos máximos representantes de los tecnócratas de Rajoy: Luis de Guindos y Pedro Morenés.

Rajoy nunca anunciaría su Gobierno de antemano como sí lo hizo Pablo Iglesias la semana pasada. No es tan engreído. No obstante sí ha hecho una declaración de intenciones implícita en las listas electorales.