| 07 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Yolanda Díaz
Yolanda Díaz

Yolanda Díaz amaga con dar un paso a un lado si no cesa el ruido de Podemos

La vicepresidenta va a empezar su 'campaña' para comandar a la izquierda que está a la izquierda del PSOE, pero ya ha puesto sus normas.

| A. Jiménez España

Pablo Iglesias dio el testigo a Yolanda Díaz. Colocó a la vicepresidenta como cara visible de la izquierda más a la izquierda del PSOE, dejando a Ione Belarra como sucesora a la cabeza del partido. Un encaje complicado para un espectro político en el que la unidad nunca ha sido un mantra. Díaz ha tomado en sus manos esa bandera, la de aglutinar a todas las fuerzas políticas, sin embargo, ya ha puesto condiciones y ha amenazado con retirarse si no se cumplen su exigencias.

El misil ha ido directo a la línea de flotación de Podemos, donde sabe que hay "malestar" por su intención de dejar a un lado las siglas y los partidos para hacer un proyecto más amplio. Pero  también tiene otro destinatario Íñigo Errejón, que aseguró hace apenas unas semanas que cuando quedan dos años de legislatura "lanza un mal mensaje a los españoles" que se empiece a hablar de "marcas, coaliciones y fórmulas".

 Por ello, Díaz ha sido tajante: "Estoy rodeada de egos, he demostrado en toda mi experiencia (...) que nunca me he peleado por estas razones ni lo voy a hacer", ha indicado antes de advertir: "Como suceda esto o exista ruido, es probable que yo me vaya". "La política española está concentrada en torno a muchas masculinidades aunque sean mujeres las que los lideran, no me van a tener ahí", ha zanjado en una entrevista en la Cadena Ser.

Así, ha anunciado que va a comenzar su campaña para liderar a la izquierda, aunque no ha detallado las fechas de los actos de presentación, y ha añadido que el nombre del proyecto también está por definir y que no será ella quien lo fije, ya que no quiere que se identifique con Podemos, un partido amortizado y que no ha parado de caer en las encuestas.

Por ello, quiere ir más allá, consciente de que la marca morada resta más que suma, asegurando que los partidos deben "estar" y ser "herramientas" pero no actuar como "protagonistas" y que lo más importante son las personas, por lo que la interlocución tiene que ser con "un país" que necesita "de posiciones nuevas" y sin "esquemas ideológicos precocinados".

Para ello ya ha comenzado los contactos, ya ser ha reunido con Ada Colau y también con Mónica Oltra, para sumar a los comunes y a Compromis a su causa,  pero le queda la pieza angular, Íñigo Errejón, que se enfrentó a Iglesias precisamente porque quería construir un partido más amplio y con alianzas con el PSOE, pero al que ahora parece no gustarle demasiado, al menos en público.