| 13 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez y Teresa Ribera
Pedro Sánchez y Teresa Ribera

El tarifazo de la luz desmonta a Teresa Ribera y su chollo de 6.700 euros al mes

El "escándalo eléctrico" vuelve a poner en el disparadero a una vicepresidenta con una hoja de servicios vacía. El PP exige su comparecencia inmediata mientras Bruselas la ningunea.

| Javier Ruiz de Vergara España

El precio de la luz se dispara fuera de cualquier control -sin visos de que la situación mejore- y todo el mundo se pregunta dónde está la vicepresidenta encargada del asunto, Teresa Ribera. Tan es así, que este martes el PP ha registrado la petición de comparecencia urgente de la también ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico para explicar las medidas que prevée el Gobierno ante el "incremento diario de los precios de la luz".

Nadie sabe a ciencia cierta a qué se dedica la vicepresidenta tercera. En un día, por si fuera poco el descontrol de la tarifa eléctrica, en que se ha conocido que Bruselas no ha respondido a la misiva que Ribera envió hace unas semanas a la Comisión Europea pidiendo socorro a la UE para frenar un precio de la luz que Moncloa se ha demostrado impotente para dominar.

Lo cierto es que este tarifazo ha venido a dar la puntilla a una Vicepresidencia que siempre -hasta los sectores afectados por sus competencias- consideraron "superflua". Y eso que Ribera, tercera en el Estado Mayor del Consejo de Ministros tras la marcha de Carmen Calvo, se embolsa mensualmente una atractiva nómina de más de 6.700 euros mensuales.

Lo peor es que a Ribera no se le conoce aportación alguna de relevancia desde su llegada al cargo en julio de 2018. Pero si sucesivos fracasos y polémicas, el último este del precio histórico del suministro eléctrico. Su productividad legislativa y sus agendas han pasado, literalmente, inadvertidas.

Sánchez con sus tres vicepresidentas tras su remodelación del Gobierno y el cese de Calvo.

 

Más aún, la presencia de Ribera en la Vicepresidencia -que en el PSOE consideran un pago de Sánchez por haberle introducido en los lobbys europeos- deja una hoja de servicios en blanco. Pero cargada de polémicas.

El "incendio" del diesel

Más bien, ha sido más protagonista por sus polémicas que por su productividad. La penúltima fue la del impuesto al diésel, una idea suya que chocó de inmediato con la oposición interna de la vicepresidenta Nadia Calviño y de la ministra de Industria, Reyes Maroto.

Con un sector, el de la automoción, que está en coma y más si cabe tras las polémicas palabras de la vicepresidenta en julio de 2018 que hicieron temblar a un sector clave para nuestra economía: "el diésel tiene los días contados", amenazó.

Contra la caza y los toros 

Junto al diésel, la vicepresidenta cuarta tan solo se ha dado a conocer ante los españoles con otras dos polvaredas políticas. Su ataque frontal al sector de la caza y la tauromaquía, que llegó a provocar la reacción de los presidentes socialistas Emiliano García Page y Guillermo Fernández Vara, que le tuvieron que recordar que ambas actividades suponen un pilar de las economías de Castilla-La Mancha y Extremadura.

Maniobras en Red Eléctrica

Después, por sus maniobras nada ocultas para descabalgar de la presidencia de la empresa pública Red Eléctrica al exministro Jordi Sevilla, al que acabó forzando a dimitir. Un mobbing del que además trascendió una operación paralela para colocar al marido de Ribera, Mariano Bacigalupo, al frente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Otro incendio que tuvo que apagar, una vez más, Nadia Calviño.

Desaparecida en la catástrofe de Zaldívar

Otra polémica de Teresa Ribera tiene que ver con su papel pasivo en el accidente de Zaldívar. El derrumbe de un vertedero altamente tóxico con toneladas de residuos peligrosos y dos operarios enterrados durante casi un año. Una catástrofe ecológica y humana en toda regla. Por allí la vicepresidenta cuarta no ha aparecido desde el siniestro, el ya lejano 6 de febrero de 2020.