| 27 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

El exministro del PSOE que se queda si calificativos para definir al 'sanchismo'

César Antonio Molina, que ocupó la cartera de Cultura en el Gobierno de Zapatero, ha estallado ante las 'tropelías' de Sánchez. "Un asalto a la democracia".

| A. J. España

César Antonio Molina fue ministro de Cultura con José Luis Rodríguez Zapatero pero la deriva a la que ha llevado Pedro Sánchez al PSOE hace que no lo reconozca. La lista de desmanes del presidente del Gobierno es tal, que se ha quedado sin calificativos para definir lo que está haciendo el Ejecutivo, legislando para contentar a sus socios. "Es un asalto a la democracia", asegura. 

De hecho, considera que la reforma del Código Penal que pretende llevar a cabo, no es más que un "intento de que los delincuentes sean quienes dan las pautas al Gobierno para hacer las cosas tremendas que se están llevando a cabo", ha señalado en una entrevista en Cope

Además, el exministro considera que poco queda ya de aquel PSOE que congregaba en su seno a distintas personas, por lo que "hemos quedado fuera de juego montones de gente, no sólo los que nos sentimos socialistas clásicos sino multitud de gente que hemos quedado fuera de juego porque el juego que están haciendo ahora nada tiene que ver con nuestros ideales, nuestros propósitos, con esa idea de renovar la paz, la tranquilidad o el trabajo colectivo en favor de nuestro país".

Por ello, es uno de los firmantes de un manifiesto contra las políticas de Sánchez ya que "esta nueva situación requiere también de nuevas formas de combatirlo, de denunciarlo y sacarlo a la luz de la manera que podamos".

Y es que, a juicio del exministro, "el socialismo era una cosa y Pedro Sánchez es otra". De hecho, considera que "Sánchez ya capitanea, ya es el Rey Arturo de todos estos grupos de extrema izquierda, independentistas y filoetarras".

Todo ello porque, según Molina, Sánchez se "dejó llevar" hasta llegar a ser "en el capitán de ellos", y cree que a día de hoy "está totalmente convencido de que es el Simón Bolívar de los pueblos ibéricos y que va a arreglar todos estos problemas de siglo a su manera, cueste lo que cueste, y caiga quien caiga".