23 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Santiago Abascal y Pablo Iglesias
Santiago Abascal y Pablo Iglesias

Abascal insiste en el “montaje” de Iglesias: “Maduro se inventa atentados”

La tensión entre VOX y Podemos no cesa y altera la campaña electoral en la Comunidad de Madrid para incomodidad del resto de partidos en liza el 4M.

| Javier Rodríguez España

Abascal se dirige a Iglesias: "Apesta a montaje" from ESdiarioTV on Vimeo.

 

Las amenazas de muerte anónimas difundidas por el Ministerio del Interior, que dio a conocer unas cartas sin firma con balas en su interior dirigidas a Marlaska, Iglesias y la directora de la Guardia Civil; han tensado como nunca la campaña electoral en la Comunidad de Madrid.

Y no parece que eso vaya a pasar, al menos durante unas horas, después de que VOX pusiera en duda la veracidad de las mismas en el transcurso de un polémico debate en la Cadena Ser culminado con el abandono de Iglesias y del resto de candidatos de las formaciones de izquierdas.

Lejos de recular tras la enorme bronca, el propio presidente de VOX, Santiago Abascal, ha insistido en la teoría del montaje, sin aportar prueba alguna al respecto pero, eso sí, recordando los antecedentes de otras figuras políticas muy cercanas a la ideología del líder y candidato de Podemos en Madrid.

 

“Cada ocho meses, Chávez, Maduro y también Castro en Cuba se inventaban un magnicidio, para reprimir a la oposición. Nosotros condenamos toda violencia. Lo único que hemos dicho, y lo mantenemos, es que esto apesta a montaje. Y por eso acudirá a los tribunales a denunciar esas amenazas para que se investiguen hasta el final y nos presentaremos como acusación popular ante esas presuntas amenazas”, señaló el líder de VOX en un mitin a última hora del viernes.

Abascal: "Condenamos toda la violencia. Pero esto apesta a montaje e iremos a los tribunales para que se investigue hasta el final"

La tensión no cesa

Al otro lado de Madrid, mientras, Pablo Iglesias insistía desde Villaverde en el capítulo que le ha permitido recuperarse de su derrota en el debate electoral de Telemadrid y aparecer, de nuevo, concentrando en él todos los focos. 

"Valientes defendiendo la democracia son los jóvenes orgullosos de ser antifascistas pese a que les insulten. Los que salían en los balcones a aplaudir, ellos eran también valientes. Lo otro, lo de hoy, era algo había que hacer (...). Ya está bien de normalizar a aquellos que defienden el racismo, la mentira, la violencia. Esos sí que son valientes", dijo, muy cómodo con el hueco que se ha hecho en una campaña dinamitada por este incidente.

 

La polarización entre VOX y Podemos, más allá de unas amenazas condenadas por todos en realidad, no gusta al resto de partidos y candidatos, incómodos en un relato frentista hinchado siempre en tiempos de campaña. Ni a izquierda ni a derecha gusta el repentino cambio de ritmo de la campaña ni la crispación creada a continuación, de la que solo parecen sacar partido las dos formaciones protagonistas del choque.

En el PP, donde se han condenado las amenazas tanto por Díaz Ayuso cuanto por Pablo Casado, se lamenta que la actitud de Rocío Monasterio dudando de la veracidad de las violentas cartas y se lamenta el cinismo de un Iglesias que jamás condena la violencia contra otros; se considera que VOX ha hecho "un favor a la izquierda", dándole un argumento para movilizarse.

La oportunidad para Iglesias

Aunque se matiza: "Es un asunto entre ellos". Una referencia que explica la desazón del PSOE y de Más Madrid con los hechos: no les queda más remedio que alinearse con Iglesias, pero no olvidan que es su competidor y que con este incidente ha encontrado la manera de intentar revertir los pronósticos que le sitúan muy por debajo de Ángel Gabilondo y de Mónica García.

La semana comenzó con incidentes violentos contra VOX en sus mítines y la advertencia de Abascal a Interior de que, si no les protegía, quizá empezaran a hacerlo con sus propios medios. Y ha terminado con unas repudiables amenazas de muerte a Iglesias que le han valido para encontrar el hilo argumental de su campaña, extraviada hasta ese momento.