| 29 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Teresa Ribera
Teresa Ribera

Ribera presume de “excepción ibérica” pero esconde algo que dispara la factura

El Ministerio de Transición Ecológica ha publicado en Twitter unos precios de mercado mayorista que no corresponden con lo que después pagan la mayoría de consumidores

| Yolanda Lorenzo España

Este miércoles, España pagará la tarifa de la luz más cara desde que se aprobó la denominada “excepción ibérica”: 476,39 euros por megavatio hora (MWh), casi un 4% más que el día anterior y casi cinco veces más que antes de que empezara la crisis energética en el año 2021. Pero este precio en el mercado mayorista, registrado en el Operador del Mercado Ibérico de Energía (OMIE), parece que no gusta al Gobierno de España. 

Y es que el Ministerio de Transición Ecológica de Teresa Ribera, ha publicado este martes un mensaje en su perfil oficial de Twitter en el que presume de excepción ibérica comparando los precios que se van a pagar hoy en España y los del resto de Europa. Según la publicación, la factura española sale por 187,30 euros por megavatio hora, mientras que en Francia se dispara a los 651, en Italia 612 y en Alemania 604. 

Pero lo que no dice la ministra Ribera es que ese precio es el de la subasta en el mercado mayorista, al cual hay que sumarle una compensación de 289,09 euros/MWh a las gasistas que tiene que ser abonada por los consumidores beneficiarios de la medida, los consumidores de la tarifa regulada (PVPC) o los que, a pesar de estar en el mercado libre, tienen una tarifa indexada.

Es decir, que si sumamos esa compensación, provocada precisamente por esas medidas aplicadas del Gobierno, el precio real sería de 476,39 euros el megavatio hora. Una cifra brutal que se ajusta al precio del resto de países europeos y que deja ver que el Gobierno de España esconde las cifras reales de gasto energético en el “pool” de la tarifa eléctrica por motivos políticos.