| 28 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
El coronel Pérez de los Cobos saluda al mayor Trapero ante la mirada del número dos de Interior.
El coronel Pérez de los Cobos saluda al mayor Trapero ante la mirada del número dos de Interior.

Interior recibe el informe que puede hundir la carrera de Trapero y ser su fin

Inoportuna concesión de permisos, ausencia de la BRIMO, despliegue "fallido" en el Nou Camp o enfrentamientos con guardias civiles y policías. Este es el papelón de los Mossos.

| Javier Ruiz de Vergara España

"Insuficiente, deliberadamente endeble, bochornosamente equidistante". Con esta contundencia se expresaron este domingo los mandos de la Policía y la Guardia Civil a la hora de valorar el dispositivo de los Mossos D'Esquadra para la jornada del 1-O. Y por ello, tres hombres tienen en sus manos la carrera profesional del polémico mayor Josep Lluís Trapero. Se trata del mando único que la Fiscalía de Barcelona designó hace dos semanas, el coronel de la Guardia Civil César Pérez de los Cobos; y los máximos responsables en Cataluña del Instituto Armado y de la Policía, Ángel Gozalo y Sebastián Trapote. Todos ellos conocían desde el mismo sábado, en vísperas de la consulta, la decisión de Trapero de borrar a los Mossos del operativo. Así se lo trasladaron varios mandos catalanes de la Policía autonómica, según ha sabido este diario.

Estos mandos ultiman, con los datos recabados por los mandos policiales que este domingo actuaron sobre el terreno, un informe que será remitido al secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, que éste cursará al fiscal jefe de Barcelona, José María Romero de Tejada, y que acabará finalmente sobre la mesa del fiscal general, José Manuel Maza. Será la base de la segura denuncia contra Trapero, que podría acabar con su inhabilitación. Le podrían acompañar sus dos jefes inmediatos: el consejero Joaquín Forn y el director general, Pere Soler.

Según fuentes de Interior consultadas por ESdiario son numerosos las "disfunciones" que el despliegue de los Mossos tuvo, más tras las precisas instrucciones de la juez del TSJC. Cabe recordar que Trapero plantó incluso al resto de mandos policiales en la reunión clave de la mañana del domingo. Y ni siquiera envió, como en anteriores ocasiones, a su número tres, el comisario de Coordinación Territorial, Ferrán López.

Entre las disfunciones que están recopilando Policía y Guardia Civil está la concesión de permisos en unidades claves como la BRIMO, los antidisturbios catalanes. También el reparto de las patrullas de Seguridad Ciudadana. En algunos colegios se presentaron más de una pareja de agentes -cuatro o seis-; en otros, ninguna. De hecho, los propios sindicatos de los Mossos instruyeron a sus afiliados para que guardaran constancia de las órdenes de sus comisarios.

Al margen de los ya virales enfrentamientos entre mossos y guardias civiles, los agentes catalanes protagonizaron escenas "bochornosas" -según denuncian a este diario fuentes sindicales- como la llorada masiva de mossos en Viehla. 

Los mandos de la Policía y Guardia Civil refieren asimismo la desaparición de los furgones de los Mossos;  la petición de ayuda de agentes catalanes, en algunos casos a titulo personal; o la negativa a retirar las urnas en la apertura de algunos colegios. En algunos casos, los mossos ni siquiera levantaron acta, como había ordenado la magistrada Mercedes Armas.

El caos del fútbol

Especialmente significativo, según fuentes de Interior, fue el despliegue de los miembros de la BRIMO en los dos eventos deportivos más importantes programados el domingo en Cataluña. En el Barcelona-Las Palmas se mantuvo el operativo inicial pese a que se disputó a puerta cerrada. Y el Nastic de Tarragona-Barcelona B, se suspendió por falta de agentes de la Policía catalana. 

En varios casos, según fuentes de la Guardia Civil, sus mandos abrieron diligencias sobre el terreno al constatar la desobediencia de los jefes de algunas comisarías de los Mossos. En Lérida, instaron al responsable de la comisaría de Ponent "para que informe en el tiempo más breve posible, y en todo caso antes de las 15.00 horas de los motivos que impiden a dicho Cuerpo cumplir con la resolución de fecha 27 de septiembre de 2017 del TSJ de Cataluña en el partido judicial de Lérida".

Mención aparte merece la actitud de algunos mossos que, directamente, trataron de impedir la acción de policías y guardias civiles. E, incluso, se llegaron a enfrentar a ellos a empujones. 

 

Cabe recordar que el Código Penal contempla en su artículo 408 que aquella "autoridad o funcionario que, faltando a la obligación de su cargo, dejare intencionadamente de promover la persecución de los delitos de que tenga noticia o de sus responsables, incurrirá en la pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de seis meses a dos años". Por ello, seis juzgados de Cataluña han abierto diligencias de oficio contra los Mossos

Y tal vez por eso, en la festividad de los Ángeles Custodios, patrón de la Policía, la Guardia Civil lanzaba este mensaje a los agentes de toda España: 

Precisamente, la Unión de Oficiales y ASESGC también han pedido, en esta línea, que la Dirección General de la Guardia Civil retire las dos medallas que concedió a Trapero. "No le hace acreedor de seguir ostentando tan digno reconocimiento de la Institución", alega UO. "Creemos", añade ASESGC, "que ha quedado suficientemente acreditado que el mayor Trapero no es digno de ostentar dicha recompensa al haber puesto de manifiesto la deslealtad para con la Guardia Civil, Policía Nacional y hacia la Constitución que juró o prometió guardar y hacer guardar como norma fundamental del Estado".