| 28 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez saluda a un policía este miércoles a su llegada al Congreso.
Pedro Sánchez saluda a un policía este miércoles a su llegada al Congreso.

La vuelta de tuerca de Moncloa para emboscar a Feijóo y enfrentarle con Abascal

Como ya hizo durante los momentos más críticos por su gestión de la pandemia, Sánchez da otro "empujón" a su agenda más ideológica para movilizar a los suyos y dividir al centroderecha.

| Javier Ruiz de Vergara España

Pudiera parecer que la agónica situación económica y social va a obligar al Gobierno a priorizar la agenda legislativa de reformas, ajustes y reactivación en el próximo periodo de sesiones que arrancará tras el parón veraniego -Debate de la Nación mediante, en julio-, si no hay una nueva sorpresa con esta cita desde La Moncloa. Pero nada más lejos de la realidad.

Como ya ha hecho en otras ocasiones cuando le han venido mal dadas durante la pandemia y su caótica gestión, Sánchez y sus asesores han decidido recuperar el comodín de la ideología para tratar de salir del gran agujero negro al que las elecciones andaluzas han empujado al PSOE.

 

Los asesores más próximos a Sánchez consideran que es hora de acelerar su agenda más sectaria con tres objetivos concretos: movilizar al electorado de izquierdaS que ha dado la espalda al PSOE y Podemos en las elecciones andaluzas, arrinconar al PP, y abrir una renovada brecha entre el partido de Alberto Núñez Feijóo y Vox para evitar que el efecto Moreno se reproduzca y amplie en las próximas elecciones municipales y autonómicas.

Con la mirada puesta en la fecha simbólica del día del Orgullo Gay, Sánchez y Yolanda Díaz han decidido acelerar y publicitar al máximo todas sus leyes de las consideradas "ideológicas". De las que provocan cisma social y el malestar de una buena parte del electorado de centroderecha.

Así, en vísperas de la semana del Orgullo, la ministra Irene Montero ha recibido luz verde de Moncloa para su polémica Ley Trans, pese a los recelos que provoca incluso en un amplio sector del PSOE. Será en los próximos días y, además, se va llevar al Consejo de Ministros ignorando y ninguneando las recomendaciones del informe del Consejo General del Poder Judicial.

 

Meretrices protestando este miércoles frente a la sede del PSOE por la ley que abole la prostitución.

 

El segundo pilar de este acelerón sectario, a modo de trampantojo de la crisis económica y la inflación desbocada, va a ser la ley de Memoria. Tras permanecer siete meses bloqueada por el PSOE, socialistas y morados la sacaron este miércoles del limbo para reactivar la ponencia. En este caso, además, en un gesto a ERC, que abandera esta iniciativa que obligará a un despliegue presupuestario en un momento con otras claras prioridades.

Con la mirada puesta en la fecha simbólica del día del Orgullo Gay, Sánchez y Díaz han decidido acelerar y publicitar al máximo varias todas sus leyes de las consideradas "ideológicas". De las que provocan cisma social y el malestar de una buena parte del electorado de centroderecha.

El tercer pilar de este plan será la abolición de la prostitucion que Moncloa puso en marcha la pasada semana en el Congreso. Y que este miércoles llevó a las puertas de Ferraz a centenares de prostitutas indignadas con Sánchez y el PSOE.

Y la ofensiva ideológica en pleno tsunami económico quedará completada con el despliegue de otros tres proyectos que llevan el sello de Podemos: la nueva Ley del Aborto, la del Sí es Si y la nueva ley sanitaria que estigmatiza a la sanidad privada. Todo ello junto a la ley Celaá de educación que amenaza con radicalizar la vuelta al curso en septiembre.

El caldo de cultivo que buscan los dos socios del Ejecutivo para arrinconar a Feijóo y tratar de sembrar cizaña entre sus dos barones más representativos, Juanma Moreno e Isabel Díaz Ayuso.
El primer ejemplo es la ley contra la discriminacion que este miércoles salió aprobada del Senado rumbo a su ratificación definitiva. La conocida como Ley Zerolo solo tiene la oposición de PP y Vox. Zapaterismo 3.0