| 21 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez
Pedro Sánchez

Sánchez diseña un Congreso para recuperar el voto perdido

Pedro Sánchez prepara el Congreso del PSOE completamente a su medida, con el apoyo de los expresidentes socialistas Zapatero entusiasmado y un sorprendente Felipe González.

| Esther Jaén España

Esther_Jaen

A pocos días de la celebración del 40º Congreso Federal del PSOE, Pedro Sánchez ya tiene en su mente el diseño de su nuevo equipo, con el que piensa acometer la nada fácil tarea de reconquistar el terreno perdido, electoralmente hablando. Para ello, Sánchez trabaja en 3 direcciones: presentar ante la ciudadanía un partido unido y sin fisuras, elaborar una nueva dirección con menos representantes y muchas caras nuevas y, por último, hacer orbitar toda buena nueva sobre su figura, la del secretario general, en un esfuerzo ingente por mejorar su imagen a ojos del potencial votante.

Pedro Sánchez pasó página, borró de un plumazo a su asesor estrella, Iván Redondo, echó mano de su actual Jefe de Gabinete, Óscar López, y empezó a diseñar la puesta en escena que presentará al respetable a partir del próximo viernes. Para ello ha rescatado a los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero, que está entregado al "sanchismo" con entusiasmo, así como buena parte de los que formaron parte de su gabinete y hoy ocupan puestos en Consejos de Administración de Empresas Públicas y organismos varios, y al mismísimo Felipe González, a quien, para ser sinceros, le mueve más el rechazo a la alternativa del PP de Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso, que la cercanía a un Sánchez, cuya gestión ha criticado sin contemplaciones.

 

El casi octogenario expresidente estará presente el próximo fin de semana y tendrá intervención destacada ante los más de 1000 congresistas; un gesto que el entorno de Sánchez interpreta y quiere que se interprete como el cierre de una etapa de desencuentros y el símbolo de la reunificación del PSOE. Eso sí, esos son sólo los cálculos del entorno del presidente del gobierno, ya que, para ser sinceros, nadie sabe hasta el momento sobre qué versará la intervención de González.

En este punto, no queda claro si no hay compañero que se atreva a preguntarle a González o si el expresidente no se ha dignado contestar a quienes se interesaron por las líneas maestras de su discurso.

Los parcos en elogios, los críticos y los amigos: todos con Sánchez

No sólo los expresidentes González y Zapatero estarán en el Congreso de Valencia, sino que se sumará Joaquín Almunia, que fuera secretario general socialista y ha sido hasta la fecha más bien parco en el elogio hacia Sánchez.

Allí estarán también los barones que han sido más críticos con la gestión de Sánchez, como Emiliano García-Page, o Javier Lambán y los que le han apoyado, como Ximo Puig o Salvador Illa, presidente autonómico el uno y líder socialista el otro en dos autonomías en las que Sánchez espera apoyarse para dar un revolcón a las encuestas y volver a alzarse con el gobierno dentro de dos años, sin olvidarse de Andalucía, donde Juan Espadas, hombre del sanchismo que destronó y dio la puntilla en su tierra a Susana Díaz, ofrece la cara amable y "tiende su mano" al PP, para evitar que el presidente, Juan Manuel Moreno, "caiga en las garras" de VOX, gesto que Sánchez se dispone a rentabilizar, lanzándolo una y otra vez contra Casado en fechas próximas.

Sánchez prefiere que no le hagan sombra

Todo está cuidadosamente diseñado por Sánchez y su entorno. Lo de menos son los nombres de los integrantes de su nueva Ejecutiva, lo que antiguamente era casi el plato fuerte de todos los congresos de la cofradía del puño y la rosa. Ninguno de ellos le hará sombra; ni un ruidito siquiera.

Algunos, los tiene ya en su cabeza y airea sus nombres para evitar filtraciones, o tal vez porque no cree necesario someterlos a encaje territorial ni consulta alguna. El Congreso aceptará mansamente lo que él disponga, pero si por casualidad necesita algún encaje de última hora, dejará dos o tres puestos en blanco, para cubrir en función del desarrollo del Congreso y sus necesidades.

Sánchez va a por todas y a por todos los votos posibles

Así es como se ha preparado el guion del 40 Congreso Federal del PSOE, en el que Sánchez será aclamado y su equipo confirmado y a partir del cual el presidente del gobierno pretende hacerse fuerte en la reconquista del voto perdido. Con el partido unido, los Presupuestos aprobados (en el PSOE están convencidos de que así será) y el maná de los Fondos Europeos a su disposición, Sánchez va a por todas y a por todos los votos posibles.

Le valen ex votantes de Unidas Podemos o de Ciudadanos (aunque esta merienda la tenga casi digerida en su totalidad el PP), se insinúa a votantes ocasionales de ciertas formaciones territoriales, temerosos de la llegada de un hipotético gobierno PP-VOX, y, sobre todo, está seguro de poder taponar esa vía que intenta abrir Casado con sus llamamientos al antiguo votante del PSOE.